Internacionales

El “Monstruoso” Huracán Michael amenaza las costas de Florida

10 octubre, 2018 | 1:54 pm

El huracán Michael, de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, de un máximo de 5 y con vientos máximos sostenidos de 230 km/h, se aproxima a Florida como la peor tormenta en llegar allí en más de un siglo.

“A lo largo de nuestra costa, las comunidades van a ver una devastación inimaginable”, previó el gobernador del estado Rick Scott, quien aseveró a los residentes que ya era muy tarde para evacuar.

Según informan las autoridades más de 370.000 personas en Florida recibieron órdenes de evacuación, aunque considera que el número que salió de sus hogares fue mucho menor.

Las autoridades de Alabama también declararon el estado de emergencia, mientras las fuertes precipitaciones, vientos y marejadas empiezan a afectar la zona sur de ese estado y el llamado Panhandale (o mango) la extensión noroeste de la península de Florida.

El huracán será la segunda tormenta de categoría 4 que toca Florida en 13 meses, luego del huracán Irma el año pasado.

Cabe destacar que, de acuerdo con las autoridades, su rápido paso de tormenta tropical a huracán de gran ímpetu en menos de dos días dejó poco tiempo al estado para prepararse.

“Desafortunadamente, este es un huracán de la peor clase, es un monstruo”, afirmó Brock Long, director de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami, pronosticó que la tormenta podría ocasionar “daños catastróficos por el viento” cuando el centro se aproxime a tierra y un aumento del nivel del mar de hasta cinco metros.

“Se verán los techos de las casas volando. Se verán las casas colapsando”, advirtió Ken Graham, director del NHC.

Aunque desde 1992 Florida fortificó sus códigos de construcción tras el huracán Andrew, muchas de las casas en el Panhandale de Florida no están dispuestas para resistir la intensidad de un huracán como Michael.

Esa zona, también, está cubierta principalmente de pinos y con los vientos superiores a los 200 km/h las autoridades temen que los troncos de estos árboles puedan convertirse en “auténticos proyectiles”.