Cartas del Lector

El milagro de Maduro

1 junio, 2018 | 12:07 pm

Con la seguridad que dan las convicciones, el día sábado 19, a las cinco de la mañana escribía “lo hecho por el gobierno no será jamás para anunciar victorias de otros, es una operación para cantar sus propias victorias (…) no habrá sorpresa alguna”. A pesar que en las intervenciones de Tibisay Lucena y de Nicolás Maduro en el Acto de Proclamación celebrado el martes 22 de mayo a las 12:20 pm, en las instalaciones del CNE, uno y otro llegaron a expresar las claves para interpretar y analizar estos resultados electorales. Dijo la señora Lucena que había que: “…saber leer el verdadero resultado de esta elección”. Y tiene razón, porque una cosa es decir, como lo hizo Maduro, que: “…he ganado en buena lid, la victoria más grande desde el punto de vista porcentual, 68%” y otra, es la lectura en cifras absolutas que reflejan la verdad, la verdad verdadera: si el Registro Electoral es de 20 millones 500 mil electores y Maduro obtuvo 6 millones 190 mil 612 votos, las cifras hablan por sí solas; estamos diciendo que 14 millones 309 mil 388 ciudadanos de esta patria rechazan, de manera contundente, a Nicolás Maduro como presidente impulsor del Socialismo del Siglo XXI.

Entonces, ¿Dónde está esa victoria? Mentir a todo un país es una afrenta, pero llegar a creerse la mentira es, indudablemente, un acto de estupidez. Más si se sabe, como se sabe, de las triquiñuelas denunciadas por Henry Falcón y que son hartas conocidas por los militantes del PSUV y los altos funcionarios del gobierno, en todas sus instancias. ¿Qué pasa por la mente de los altos mandos del Plan República quienes sí conocen los números reales y la forma compulsiva de llegar a ellos; cuando ven a su Comandante en Jefe mentirle con descaro a toda una Nación? La procesión va por dentro, en el sector militar hay mucho ruido que ya no se puede ocultar.

Pero quizá, lo más significativo de la intervención de Maduro en el Acto de Proclamación hayan sido sus palabras iniciales, sencillas, pero que dicen tanto; helas tal como fueron expresadas “un milagro nos trajo aquí”. Y claro está que tiene que tratarse de un milagro; porque hay que ver lo difícil de comprender cómo se tiene 84% de rechazo de la población, muerta de hambre como lo está, maltratada como está, enferma como está, amenazada por el hampa como está, sin los servicios mínimos como está, arruinada como está; y el responsable de toda esta tragedia resulta “victorioso” en unas elecciones presidenciales. Es, sin lugar a dudas, un verdadero milagro. Pero no vayamos a creer que ese milagro viene de un acto divino y sobrenatural; en ningún momento, la autoría de ese milagro viene de las entrañas del propio CNE donde habitan unas cortesanas capaces de todo, capaces de preparar, arreglar, y maquillar cifras; tan, pero tan bien, que su beneficiario inmediato expresa en cadena nacional de radio y televisión “un milagro nos trajo aquí”. La autora de ese acto de fe se conocerá ahora como “Sor Tibisay Milagro Lucena”. ¡Qué desparpajo!

Manuel Camero
manuelcamero23@gmail.com

  Anterior