Índice

El humor del mandatario

13 octubre, 2017 | 12:00 am

El doctor Rafael Requena, secretario del Benemérito –entre otras calificaciones dadas al General– realiza una obra antropológica importante, pues publica sobre los tacariguas una obra y recoge una selección de los petroglifos hallados a orillas del Lago de Valencia.

 

Requena, de gordura rayana en la obesidad e inclinado a la obediencia, es objeto de bromas cordiales del jefe único, que se gasta chanzas con él.

 

Una vez y otra, Gómez invita a subir al auto suyo al doctor Requena, con estas palabras.

 

–Andá, buey palomo, entrá al surco…

 

Y el doctor, a tiempo de meterse en el coche, celebra con una media sonrisa la salida del General.