Salud

El Hipogonadismo masculino y la producción de testosterona

17 agosto, 2018 | 12:00 am

Partiendo de la certeza casi absoluta de que todos los hombres sentirán los síntomas de la vejez causados por la disminución de testosterona, como la falta de deseo sexual, se debe destacar también que se pueden retrasar sus consecuencias.

Básicamente eso es el hipogonadismo masculino, la disminución de la hormona testosterona en el organismo; hormonas que se producen en las glándulas -gónadas-testiculares.

El hipogonadismo es una afección originada por la falta de tetosterona en el organismo, esta es una hormona esteroidea sexual del grupo andrógeno, la cual posee un rol clave en el desarrollo y crecimiento masculino durante la pubertad, donde profesionales de la salud aseguran que gracias a ella se consigue que los órganos sexuales puedan desarrollarse en perfecto estado, logrando hacer crecer la musculatura en el cuerpo y comience a surgir el vello corporal.

Si bien es cierto que esta hormona es propia de género masculino, expertos señalan que las féminas son capaces también de producirla, aunque en menor cantidad.

En lo que refiere al padecimiento de esta enfermedad, de acuerdo al doctor Ricardo Szemat, urólogo, existen dos tipos de hipogonadismo, el cual se divide en dos primarios y los secundarios.

Sobre el primer tipo, también conocido como «insuficiencia testicular primaria», se origina a partir de un problema en los testículos y que es de tipo genético. En algunos otros casos son desarrollados más adelante durante la pubertad. Para el galeno “los primario son los que nacen con ellos y son de tipo genético, por lo menos los síndromes de kinefleger, que son anomalías genéticas”.

Los de tipos secundarios son aquellos que se originan por un problema en el hipotálamo o la hipófisis, cuyas partes del cerebro indican a los testículos la producción de la hormona. El hipotálamo genera una hormona que libera gonadotropina, la cual indica a la hipófisis la producción de la hormona foliculoestimulante y la hormona luteinizante la que luego indica a los testículos la producción de testosterona.

Existen diversos factores los cuales influyen significativamente en ambos casos de hipogonadismo, con relación al primario se haya:

El síndrome de Klinefelter
Este trastorno aparece a causa de una anomalía congénita de los cromosomas sexuales, “X” y “Y”. Normalmente un hombre posee un cromosoma “X” y uno “Y”. Mientras que en el caso de este síndrome, además del cromosoma “Y”, hay dos o más cromosomas “X”. El cromosoma “Y” tiene el material genético que determina el sexo de un niño y su desarrollo. El cromosoma “X” adicional, que aparece en el síndrome de Klinefelter, provoca el desarrollo anormal de los testículos y tiene como resultado una producción insuficiente de testosterona.

Según los especialistas, los hombres que nacen con esta patología tienden a tener bajos niveles de testosterona, masa muscular reducida, y poco vello facial y corporal. Considerando que en la mayoría de los hombres no producen esperma o lo hacen en cantidades muy reducidas, el procedimiento puede consistir en reemplazo de testosterona y un tratamiento de fertilidad.

Testículos no descendidos
Expertos señalan que antes del nacimiento, los testículos se forman y desarrollan dentro del abdomen y normalmente, descienden a su lugar ubicado en el escroto debajo del pene. Sin embargo algunas veces, uno o ambos testículos no bajan al momento del nacimiento, por lo cual este trastorno médico suele corregirse en los primeros años de vida sin tratamiento.

Orquitis urliana
La orquitis presentada en paperas durante la adolescencia o la adultez, afecta significativamente los testículos, incluyendo las glándulas salivales (orquitis urliana), quien de acuerdo a los médicos este padecimiento produce un daño de los testículos a largo plazo, afectando su funcionamiento normal incluyendo la producción de hormona.

La Hemocromatosis
Considerada como una cantidad excesiva de hierro en la sangre, puede provocar insuficiencia testicular o disfunción hipofisaria, afectando la producción de testosterona.

Tratamiento oncológico
Durante el proceso de quimioterapia o radioterapia para el tratamiento del cáncer, pueden interferir significativamente en la producción de testosterona y espermatozoides. Indicando que aunque los efectos de ambos tratamientos suelen ser temporales, existe la posibilidad de sufrir esterilidad permanente.

Si bien es cierto que las cusas de un hipogonadismo primario se puede detallar desde el nacimiento hasta la pubertad, punto clave para ver los signos de la misma, existe también el caso de un hipogonadismo secundario, donde, los testículos son normales pero funcionan incorrectamente, ocasionado por un problema en la hipófisis o el hipotálamo.

Doctores señalan que el padecimiento de un hipogonadismo secundario puede desarrollarse a causa de distintos trastornos, tales como:

Síndrome de Kallmann
El desarrollo anormal del hipotálamo, donde el cerebro controla la secreción de hormonas hipofisarias, puede causar hipogonadismo. Esta anomalía se asocia a problemas en el desarrollo del sentido del olfato (anosmia) y al daltonismo de los colores rojo y verde.

Trastornos hipofisarios
Una anomalía de la hipófisis puede afectar la liberación de hormonas de la hipófisis a los testículos, lo cual afecta la producción normal de testosterona. Un tumor hipofisario u otro tipo de tumor cerebral ubicado cerca de la hipófisis puede provocar insuficiencia de testosterona u otras hormonas. Además, el tratamiento de un tumor cerebral, como la cirugía o la radioterapia, puede afectar la función hipofisaria y provocar hipogonadismo.

Enfermedad inflamatoria
Ciertas enfermedades inflamatorias, como la sarcoidosis, la histiocitosis y la tuberculosis, comprometen el hipotálamo y la hipófisis, lo cual puede afectar la producción de la hormona, provocando el padecimiento de esta patología.

VIH/sida
El padecimiento de VIH/sida, puede provocar niveles bajos de testosterona, ya que afecta al hipotálamo, la hipófisis y los testículos.

Medicamentos
El consumo de determinados medicamentos, como analgésicos opiáceos y algunas hormonas, puede afectar la producción de testosterona.

Obesidad
El sobrepeso a cualquier edad puede estar asociado al hipogonadismo.

Envejecimiento normal
Los hombres mayores tienen niveles de testosterona más bajos que los más jóvenes. A medida que ellos envejecen, hay una disminución lenta y continua en la producción de la hormona sexual masculina.

Estrés emocional
El aparato reproductor puede dejar de funcionar temporalmente debido al estrés físico provocado por una enfermedad o cirugía, así como durante una situación de estrés emocional significativo. Esto es resultado de la disminución de las señales del hipotálamo y generalmente se soluciona con un tratamiento satisfactorio del trastorno de fondo.

El doctor Ricardo asegura que “todos los caso de hipogonadismo son diferentes” marcando así que hay pacientes que se presentan con casos más clásicos, siendo de esta forma los más preocupantes ya que ni el paciente mismo se entera de lo que le sucede. Para el doctor Szemat “el paciente sabe muy en el fondo que algo le sucede, pero no sabe cómo explicarlo”, expresa.

La invitación es a consultar con el personal médico calificado si se tiene alguno de los síntomas del hipogonadismo masculino a fin de establecer la causa de este padecimiento para así obtener un tratamiento adecuado.