Economía

El drama del efectivo

17 mayo, 2018 | 3:33 pm

El aumento progresivo en los costos de los productos ha provocado que se necesiten más billetes para adquirir menos cantidad de bienes y servicios. En un recorrido por varias entidades bancarias Quinto Día entrevistó a varias personas para saber cómo se proveen de efectivo en medio de una crisis financiera.

Eran las 9:10 am y había una larga cola de personas inquietas esperando a las afueras de la filial del Banco de Venezuela, ubicado en la Avenida Rómulo Gallegos, para hacer sus gestiones. Rosa Córdova, empleada doméstica de 54 años asegura que debe dedicar dos horas y media cada vez que sale a sacar dinero que guarda en su cuenta bancaria, “todo depende de la cantidad y de cuántas personas que estén haciendo fila”.

Entre 10 mil y 15 mil bolívares dice Rosa que logra sacar al día “que no alcanza para nada, aunque el presidente dice que tienen (los bancos) que cobrar toda la pensión a los jubilados, es imposible hacerlo”.

Sostiene que ha tenido que dedicarse a vender café tres veces a la semana para poder conseguir el dinero en mano “vendo café miércoles, jueves y viernes para poder obtener efectivo. Imagínate, las camionetas están empezando a cobrar 5 mil y hasta 10 mil bolívares. Lo que puedo sacar del banco no me alcanza para nada”, expresa Córdova.

En el Banco Fondo Común, otra agencia cercana, usuarios informaron que pueden sacar 40 mil bolívares. “Vengo tres veces a la semana para poder medio solventar la situación”, dice Evelin Machado, secretaria de 26 años, quien dice que ha tenido problemas en su trabajo por pedir permiso y hacer este tipo de diligencias.

Otras personas en la cola consideraron que vender efectivo no es un delito, “es una forma de solventar la situación, ahorita todo es un bachaqueo, una trampa, dijo una mujer que hacía cola para entrar a la entidad bancaria.

Albert Alvarado, comerciante de 40 años expresa que ha tenido problemas con la plataforma “cuando se cae, y tienes el mercado comprado, te debitan el dinero de la cuenta y te toca esperar 24 horas a ir al banco y que te repongan el dinero”, detalló.

María Ramírez, jubilada de 71 años asevera que en el resto de los estados del país es aún más alarmante la situación. “soy de los andes, y allá si pagas por punto de venta te cobran el doble”, dice.
Situaciones como esa se viven a diario en comercios y abastos donde muchos pagan ilegalmente comisiones, los llamados avances de efectivo, que consisten en pasar una tarjeta, a cambio de elevados porcentajes, por el punto bancario de estos locales para así recibir el dinero, pese a que fue prohibido por la Superintendencia de Instituciones del Sector Bancario con la circular 19.248, que se emitió el 19 de agosto de 2017.

¿Porque hay escasez de efectivo?
Según el economista Víctor Álvarez, hay tres razones que explican esta situación: en primer lugar está el proceso inflacionario que erupciona la capacidad de compra en el cono monetario.
“Los precios suben a tal velocidad que el billete de mayor denominación se queda corto para comprar productos como un kilo de azúcar, un kilo de caraotas, un litro de leche, eso hace que se presente una escasez retroactiva de efectivo, esas familias de billetes que circulan para adquirirlos”.

Álvarez explica que lo anterior se debe al estallido de la “súper inflación”, la cual disminuye la capacidad adquisitiva del cono monetario vigente. “Que se necesiten cada vez más billetes de mayor denominación para comprar es una de las causas, cuando ocurre, entonces la autoridad monetaria está obligada a hacer tres cosas: la primera es emitir billetes de mayor denominación del mismo cono monetario”.

El también Premio Nacional de Ciencias 2013 refirió que cuando se le agrega ceros a esta familia de billetes, llega un momento en que las cantidades se hacen tan astronómicas, que los sistemas de costos de las empresas e instituciones colapsan “porque no tienen campo para añadir más ceros, entonces con cualquier presupuesto sistemas colapsa, cuando sucede este problema no se resuelve por la vía de añadir ceros o sacar billetes de mayor denominación, es necesaria una reconversión monetaria, la cual consiste en quitar de dos a tres ceros, haciendo más manejable la economía, pero no serviría de nada si no se erradica los problemas de la inflación”.

Álvarez sostiene que al optar por la reconversión monetaria puede disolverse rápidamente si no se erradican los problemas que generan la hiperinflación “ese es el cuestionamiento que se le hace a la moneda actual, donde se le está quitando tres ceros, pero se sigue emitiendo de manera desordenada descomunales cantidades de dinero para financiar el déficit de Pdvsa, Corpoelec, Metro de Caracas y todas las empresas públicas, no alcanzara para cubrir el costo de los precios que siguen subiendo más allá de una reconversión monetaria”.

A juicio del experto, de esa manera no se resuelve la escasez de billetes de manera estructural, “sería un alivio pasajero muy temporal si no se lleva una reforma monetaria, un proceso más complejo que implica corregir el déficit fiscal de las empresas públicas, reactivar la producción agrícola-industrial para que haya una entrada de divisas importante, recuperar la producción de Pdvsa -que representa el primer ingreso económico del país- llevándola a un proceso para pagar la deuda externa”, detalló.

Otra clave es la mercancía insuficiente que se intercambia por otro bien. En este caso la escasez del efectivo, que es un bien nacional, hace que se preste a la especulación, al bachaqueo. Este fenómeno ha convertido a la economía en un producto que escasea, es decir los billetes -sin dejar de reconocer que hay una jugada de quienes intentan desestabilizar que son adversos al gobierno y quieren agravar más la situación- que recogen los bolívares, como ya sea visto: vehículos que llevan dinero en bultos y lo transportan a varios países de Latinoamérica”.

El Gobierno ha denunciado en reiteradas oportunidades que el billete venezolano es “extraído” de la economía y desviado por mafias dedicadas a la falsificación de billetes, por ello ha activado la denominada Operación Manos de Papel, cuyo fin es darle un “parao” a la corrupción.

Al ser consultado sobre si la activación de dicha operación sería una solución para acabar con el problema del efectivo en el país, Álvarez respondió que la salida del dinero corresponde a los “efectos y consecuencias de los incentivos perversos que generan los errores de la política cambiara, fiscal, monetaria, controles de precios, de ataques al aparato productivo. Estos incentivos perversos se trasforman en caldo de cultivo donde se reproducen prácticas especulativas con el propio dinero”.

El experto considera que se tiene que atacar el problema desde el origen y señaló como ejemplo el contrabando de gasolina, “es una conspiración de los enemigos del gobierno de Venezuela para dejar al país sin combustible, esto es el efecto de un incentivo”.

Indicó que esos estímulos obligan a la gente a hacer ese tipo de negociaciones en contra del mismo país.
“El problema hay que atacarlo de raíz, si se hiciera de esta manera no habría extracción de gasolina ni mucho menos contrabando de dinero”, expuso.

Sobre si la creación de monedas comunales como la lionza, el zambo, el momoy o el ticoporo realmente ayudan a palear la situación que se vive en las regiones respondió que son estrategias de sobrevivencias “sí que ayudan, pero no resuelven el problema. Al ser soluciones muy locales y comunitarias se consideran como máscaras de oxígenos para una economía que esta ahogada y asfixiada por la falta de efectivo. No resuelven el problema, a penas lo alivian”.

Respecto a las medidas que el próximo gobierne debe implantar para equilibrar la economía nacional, dijo que la solución es erradicar el problema de forma estructural. “De la lectura, la interpretaciones que hacemos de la inflación responde a dos causas fundamentales: una es el colapso del aparato productivo interno, la economía del 2017 cayó un 14 % y se estima que para este año la caída sea mayor, esto significa que cada vez se produce menos, que la actividad agrícola e industrial -que está cada vez más contraída, para atacar el problema de forma estructural- se tiene que diseñar una buena política de reactivación productiva. Así no van a escasear los productos necesarios para el desarrollo de un país. Se debe de atacar a los mecanismos generadoras de la inflación”.

También agrega que se debe hacer frente a los factores propagadores de inflación. “El enorme déficit que poseen las empresas públicas, entre ellas Pdvsa cuando la obligan a cambiar el nuevo ingreso en divisas con una taza de cambio en 70 mil bolívares por dólar la subasta de Dicom los bolívares que recoge no le alcanza para pagar siquiera la nómina, teniendo que endeudarse con el Banco Central de Venezuela BCV y hace su pagader, este le compra a Pdvsa sacando emisiones de dinero, no imprimiendo, y con eso le paga a sus empleados”.

Para el economista es necesario corregir el déficit, ya que según su criterio “vamos rumbo al colapso con estas maneras populistas que beneficien al pueblo. Para que pueda haber un cambio en la economía nacional, es necesario erradicar su financiamiento con estas desmesuradas emisiones de dinero”, explica.