Salud

Efectos que los jugos de fruta y el té causan a tus dientes

2 marzo, 2018 | 4:29 pm

Los jugos, los tés y a las aguas de frutas pueden parecer alternativas muy saludables, pero suelen ser bebidas muy ácidas que pueden desgastar la dentadura.

Luego de un estudio a la dieta de 300 personas que realizó el equipo científico de la universidad King´s College de Londres, se concluyó que son personas con erosión dental severa.

Según la investigación, publicada en la revista British Dental Journal, tomar bebidas ácidas puede dañar el esmalte y erosionar los dientes. Y es que tener los dientes blancos no es sinónimo de que estén sanos.

Los resultados mostraron que la gente que tomaba agua con una rodaja de limón o que consumía dos tés de frutas calientes al día entre comidas, tenía un riesgo 11 veces mayor de sufrir erosión dental moderada o severa.

Pero esa cifra se reducía a la mitad cuando las bebidas se consumían con las comidas.

“Consumir bebidas ácidas con la comida ayuda a minimizar el daño porque al masticar los alimentos aumenta la producción de saliva, que es alcalina, y actúa como un amortiguador que ayuda a diluir el ácido”, según expuso Russ Ladwa, director del comité para la salud y la ciencia de la British Dental Association.

El riesgo de “saborear demasiado”

La erosión dental es la pérdida de la capa más dura de los dientes debido a un proceso químico que no tiene que ver con la actividad bacteriana.

La Asociación Dental Británica explicó que el aspecto más crítico en ese proceso es la acidez de los alimentos y no su contenido en azúcar, ya que las bacterias, combinadas con el azúcar, causan caries pero no erosión dental.

Los refrescos en general, con o sin azúcar, tienen el mismo potencial erosivo según el estudio. Por otro lado, el vinagre o los alimentos encurtidos también pueden causar deterioro dental.

¿Cómo se puede prevenir?
Los especialistas recomiendan limitar el consumo de refrescos a las horas de las comidas y consumirlas de una vez en lugar de a sorbos durante un largo periodo de tiempo.
Beber agua con limón entre comidas puede dañar los dientes, aseguran los expertos.
Utilizar algo para absorber (un pitillo) y no beber directamente del vaso también puede ayudar a minimizar el contacto de la bebida ácida con los dientes.
También se puede combinar el consumo de bebidas ácidas con alimentos “neutralizadores”, como el queso, según Ladwa.
Por otro lado usar una pasta de dientes o enjuague bucal con flúor pueden reducir el riesgo de erosión.

Con información de la BBC.