Cartas del Lector

Economía y progreso

21 septiembre, 2018 | 12:00 am

Sin duda alguna la historia de la economía constituye la base esencial de la historia y el progreso humano. El arte, las ciencias, las manifestaciones culturales, sociológicas y las maneras y formas de pensamiento de cada etapa de la evolución social dependen definitivamente de la manera como los hombres organizan su comportamiento a través de los diferentes modos de producción.

De manera que lo producido y distribuido determina en un alto porcentaje al comportamiento humano, la configuración de sus instituciones y de la sociedad para condicionar con plenitud la concepción del mundo y de sí mismos que han tenido y tienen los ciudadanos en este viaje ascendente.

Desconocer todo cuanto involucra la historia de la economía y las experiencias del hombre al practicar sus avances favorables al trabajador y el resto de la población, es una tarea de tontos cuando existen conocimientos y experiencias sobre cómo debe funcionar la misma en una nación para sus mejores resultados.

Auxiliar maravilloso para estos avances acordes con su desarrollo es la tecnología mediante la cual se ha llevado la productividad a niveles tales que la abundancia puede ser disfrutada por las mayorías combinando otros factores como es el crédito bancario-comercial para la expansión distributiva de la misma.

Fácil obtener ciertos artefactos o productos como vehículos, televisores, lavadoras, cocinas, etc., por las facilidades de pago con que se presentan en el mercado para el disfrute, mayor descanso para la mayoría de los trabajadores.

Sin embargo, existen algunos países donde por ignorancia o por uso inapropiado de “ideologías” a destiempo, pretenden arrebatarle a la ciencia económica su carácter científico y sus experiencias para convertirla en un método para el uso “demagógico político”, sin darse cuenta que en esta etapa del desarrollo de la humanidad, cuando las informaciones descubren cualquier mala praxis operativa, se les hace imposible negar los aspectos que han conducido a los hombres a perfeccionar las estructuras del sistema económico que —dentro de otras cosas— han determinado que el mercado libre es la mejor manera de lograr los “precios justos” en ausencia de monopolios y oligopolios.

Tony Rivera Chavez
C.I: 2.923.879