Cartas del Lector

Dolor en tiempos de crisis e incertidumbre

7 septiembre, 2018 | 12:00 am

La depresión, la ansiedad, el insomnio y la soledad pueden juntarse en tiempos de crisis y si tenemos algún dolor físico crónico lo más probable es que aumente su intensidad o tarde en mejorar.

Hay estudios donde estas situaciones empeoran el dolor y por eso la combinación de medicamentos ansiolíticos, antidepresivos, anticonvulsivos se indican en conjunto con los analgésicos específicos para cada tipo dolor.

¿Qué relación puede tener lo enunciado en el párrafo anterior, con la crisis que hay en Venezuela? El síntoma dolor que es muy frecuente en muchas enfermedades agudas o crónicas, en donde está por ejemplo el cáncer, la artritis, los dolores osteomusculares, el dolor lumbar, la migraña, entre muchos otros, unidos con la falta de medicamentos, costo o servicios, atención deficientes hacen que el tema del dolor se convierta en una verdadera calamidad, angustia y más dolor para muchos enfermos y pacientes.

Si unimos a esto la diáspora de seres queridos, donde la ausencia, la distancia permiten la reaparición sentimientos o situaciones de soledad, tristeza, angustia y en algunos casos estados depresivos; las personas que ya tienen dolor por alguna enfermedad no logran superar adecuadamente su estado doloroso, teniendo que recurrir a Psiquiatras, Psicólogos o terapistas conductuales; eso sí, los que pueden y tengan recursos tanto para las consultas como para conseguir medicamentos recetados, si fuera el caso.

Personalmente creo que hay mucha gente sufriendo de dolor físico por diferentes enfermedades así como por mal manejo de su medicación o automedicación y por algunas inadecuadas indicaciones médicas. Recientemente aprendí y refresque en un curso en línea de dolor lo importante de la “comunicación” con los pacientes, de sus estados dolorosos, antecedentes, su ambiente social, laboral y entorno familiar, para enfocar mejor su tratamiento y tener el menor número de fracasos para el tratamiento del dolor.

Esta crisis da “dolor,” tal vez no físico, pero si en mi interior, al ver como muchos pacientes, con variadas patologías no son tratados adecuadamente por muchas circunstancias que no vale la pena repetir en este escrito, solo la esperanza de que mejore la situación económica de los pacientes y familiares y de Venezuela logrará que la salud de muchos y sus sufrimientos tenga algún descanso a futuro.

Rubén Lopera
rdlchez@gmail.com