Negocios

Diversidad e inclusión laboral, un factor de éxito en los negocios

29 junio, 2018 | 8:31 am

Con información de Forbes

No es secreto que la inclusión y la diversidad dentro de un marco laboral debería ser una prioridad en todas las empresas del siglo XXI; no sólo por fomentar un ambiente más equitativo y aportar una visión mucho más global de las competencias corporativas, sino también, para mejorar la calidad de vida, y aumentar los índices de productividad de las empresas. La diversidad y la inclusión es parte de la responsabilidad social por la cual todo el sector privado debería apostar.

En la nueva agenda de desarrollo sostenible 2030 de las Naciones Unidas, la cual fue dada a conocer en septiembre del 2015, nos presenta 17 objetivos los cuales se aspira conseguir en 12 años más. Ambos ejes, son planteados claramente dentro de estos; (5) la igualdad de género y (10) reducción de las desigualdades.

Por otro lado, podemos además anexar la implementación de políticas de contratación inclusivas y oportunidades igualitarias para todos, lo cual fomente un trabajo decente y crecimiento económico y, por otro lado salud y bienestar para los trabajadores.

Actualmente, la brecha de desigualdad es cada día más notoria, pero a la vez más disputada. La brecha de desigualdad de género, alcanza el 32% de la población mundial, esto y el acoso laboral se traducen en una fuga de talento. Los estudios arrojan, que el liderazgo de mujeres han tenido una influencia positiva en la implementación de una agenda sostenible en gestión empresarial; además de ser empresas más transparentes y con una mejor gobernanza corporativa. La integración de distintas formas de pensar y ver el mundo fortalece la cultura de la compañía. Podemos ver cientos de movimientos sociales luchando por la igualdad de oportunidades.

Según estudios de la OCDE, en el 2017 una mujer ganaba 16% menos que un varón desarrollando exactamente el mismo puesto de trabajo.

Esto, es una cifra decepcionante tomando en cuenta, que la desigualdad no es únicamente un problema de género, sino también de rasgos raciales y culturales. Por ejemplo, una mujer latina, gana 54% menos desarrollando el mismo puesto que un hombre blanco, si bien ella pudiera tener acceso a este puesto a pesar de estar o igual o inclusive mejor preparada que el varón. Según el estudio de la OCDE, llamado “Prioridades Estratégicas para México” si, existiera la equidad de género, el PIB per capita aumentaría a $1,100USD lo que significa un aumento del 13% para el 2040.

Por otro lado, esto no es un cambio fácil. Pues la misma estructura empresarial debe cambiar para poder ser incluyentes en todos sus ámbitos, y no únicamente hacia el género femenino, en algunos casos al masculino y además a diferentes culturas y creencias. Por ejemplo, que un hombre sea capaz de pedir un tiempo de paternidad diferente al de sus vacaciones si es necesario. O más flexibilidad hacia mujeres embarazadas o con hijos pequeños. La realidad, es que cada vez más personas buscan un trabajo que puedan combinar con su vida privada, o en casos extremos renuncian a la misma por el trabajo lo cual aumenta los índices de estrés y por ende puede disminuir su productividad.

Además, según un estudio arrojado por la Universidad de Illinois, las empresas con mayor inclusión y diversidad tanto de género como racial, obtuvieron en promedio retorno sobre su patrimonio en retorno neto 53% mayor a las empresas quienes no contaban con esto. Los ingresos, también aumentan, según un artículo de Harvard Business Review, “los ingresos de innovación podrían aumentar en un 1% al enriquecer la diversidad del equipo de gestión, 1,5% con respecto al origen nacional, 2% con respecto al origen de la industria, 2,5% con respecto al género y 3% con respecto a los gerentes con diferentes trayectorias profesionales.”

La diversidad dentro de un ambiente laboral, puede ampliar la visión de todos y además romper con la monotonía, crear un espacio en donde puedan converger diferentes ideales que en conjunto creen una meta en común. La sociedad actual, busca espacios en donde puedan desenvolverse de manera auténtica y puedan explotar su potencial al máximo, por esto, tener una fuerte convicción y optar por la diversidad es una herramienta captadora de talento muy fuerte. Una clara oportunidad para posicionarte como único, auténtico e inclusivo. Con una fuerte responsabilidad para tu sociedad y además ayudar a construir un mundo donde realmente quepamos todos.