País

Dificultades para asistir a clases marcan inicio escolar 2018-2019

28 septiembre, 2018 | 12:00 am

4 de cada 10 niños y adolescentes, entre los 3 y 17 años, dejan de asistir a los planteles educativos por problemas de transporte, apagones o falta de alimentación

A 11 días de haberse iniciado el año escolar lectivo 2018-2019, la asistencia de alumnos de prescolar y primaria de centros educativos como el de Fe y Alegría apenas alcanza el 40%.

Javier Chirinos, educador y director general de la ONG Fundación Bienestar y Justicia Social, expresó a Quinto Día que la vuelta a clases en 2018 ha sido “bastante floja” debido “al hambre, la escasez y el bajo ingreso económico del país”, destacó.

“La falta de estudiantes y la falta de vehículos, se nota, es decir, este año hay mucha menos participación por parte de los niños en este inicio de clases”.

Chirinos aseguró que una gran mayoría de padres no tienen como poder adquirir los útiles escolares, ni los uniformes para así poder llevar a sus hijos a clases, a ello hay que “sumarle el no tener que darles de comer y por ende prefieren no mandarlos a clases”, resaltó.

Tulio Álvarez, profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV) y director del doctorado de educación en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) admite que en muchas instituciones públicas existe desde hace años el Programa de Alimentación Escolar (PAE), pero que en los últimos lustros se ha paralizado. “Ya no se sabe si el colegio abrirá o no, o si la escuela estará en buen estado, o si habrá PAE, porque ya este programa se ha vuelto insostenible”, declaró.

Según el ministro de educación, Aristóbulo Istúriz, un total de 7.644.869 estudiantes comenzaron clases el lunes 17 de septiembre, en este nuevo período académico, quien además informó que representa un incremento de 16,37%.

Istúriz precisó que el aumento en la matrícula escolar para este nuevo ciclo escolar responde a la migración de estudiantes de la educación privada a la pública, por el alto costo de las inscripciones.

Detalló que 6.442.269 están inscritos en planteles públicos, de los cuales 1.575.714 están registrados en educación inicial, 2.869.310 en primaria, 1.651.001 pertenecen al nivel de educación media, 135.512 a educación técnica, 171.643 en educación de adultos y adultas y 39.117 están en el nivel de educación especial.

En contraste con las declaraciones del ministro, según la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de la población Venezolana (Encovi) 2017, 4 de cada 10 niños y adolescentes, entre los 3 y 17 años, dejan de asistir a clases por distintas causas, incluyendo problemas de transporte, apagones o falta de alimentación.

En esa misma línea se encuentra Javier Tarazona, director de la ONG Fundación Redes, quien opina que la deserción escolar afecta más a las ciudades en el interior del país que a Caracas.

Asimismo, ha denunciado que en más de 1.500 escuelas del territorio nacional el abandono de las aulas fue del 58%, mientras que en los estados fronterizos el nivel se eleva a un 80%.

Para Tarazona la población estudiantil no solo ha abandonado los centros educativos, pues algunos del gremio profesoral se han visto obligados a dejar su labor como docentes para buscar mayores ingresos, o en su defecto salir del país.

Asimismo datos emitidos por la Federación Unitaria del Magisterio de Venezuela, precisan que en el interior del país la diáspora de docentes supera el 40%, mientras que en Caracas ronda el 25 %, señalando que la educación venezolana está en “peligro de extinción”.

Universidades desoladas

Con relación al tema de la educación universitaria, Chirinos ha dado a conocer que este ha sido uno de los sectores más afectados, precisando que la mayor población de venezolanos que están emigrando del país son jóvenes de entre los 18 y 30 años.

Para el docente “esa es la época universitaria y se están marchando del país porque no hay oportunidades de crecimiento, ni desarrollo, es por ello que muchos se preguntan, ¿Para qué voy a estudiar una carrera universitaria, si no voy a tener empleo? y mucho menos voy a poder ejercer mi profesión sin obtener la cantidad de ingresos acordes a la demanda y a la situación del país”, enfatizó el docente universitario.

Chirinos ha colocado como ejemplo de la deserción a la UCV, la cual ha iniciado clases las últimas dos semanas donde “se ha podido ver la universidad desolada, no solo desolada de estudiantes, sino también de condiciones (…) viéndose reflejada la crisis y el golpe fuerte que le ha dado este gobierno al sistema educativo”, enfatizó.

En opinión del docente de educación universitaria, el gobierno nacional, ha destruido el sistema educativo de diferentes formas, “una de ellas son los diversos sistemas de educación paralela que se han creado”, señaló.

Estos, de acuerdo a Chirinos, “son universidades que no tiene la suficiente ética, el misticismo y profesionalismo para ejercer las carreras que estaban dando”.

También indicó que se está aplicando una estrategia para asfixiar la educación, eliminando las condiciones de estudios “para generar unos ciudadanos que no tengan capacidad de conocimiento, de raciocinio de análisis, que sea solo un ciudadano que responda a las políticas de ellos, ciudadanos adoctrinados por ellos y que sean fáciles de dominar. Al final es un plan para controlar a los venezolanos, para dominar, y lo están aplicando ahorita para dentro de 10 años tener esa posibilidad real de que esas personas sean fáciles de persuadir”, expresó.

Por último aseveró que el sistema educativo debe llevar al ciudadano a pensar, a generar ideas, y que estas se conviertan en crecimiento, prosperidad, empleo y desarrollo “para poder ejercer su profesión en su tierra generando beneficio personal. Nosotros creemos en esa educación, no en una educación adoctrinarte que solo te ayuda a reproducir el pensamiento”, concluyó Chirinos.