Responsabilidad social

Deporte y Responsabilidad Social Empresarial

12 agosto, 2016 | 10:31 am

Karina Sabio

Grupo KS Consultores RSE

@karisabio / @grupoks_rse

 

 

Nunca tan propicio como ahora, cuando se celebran los Juegos Olímpicos de Río, para tocar el tema del Deporte y la Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Dupla que aunque muchas empresas desean integrar, no todas consiguen lograrlo.

 

Es natural que las empresas hoy en día, en su objetivo por lograr visibilidad se dejen atraer por el deporte o por quienes lo practican, sobre todo si se trata de aquellas disciplinas que mueven masas como el futbol que está entre los más populares a nivel mundial. Sin embargo, muchas organizaciones asocian el patrocinio de equipos y/o deportistas con responsabilidad social, y estos dos elementos si bien no son excluyentes, tampoco son sinónimo.

 

Para que el patrocinio pueda ser visto por el consumidor como algo que vaya más allá del Marketing, la empresa debe integrarlo dentro de su estrategia de Responsabilidad Social Empresarial, es decir, debe reforzar su interés por promover el deporte con campañas o acciones sociales de apoyo a las comunidades que se encuentran dentro de su área de influencia.

 

Asimismo, es importante tomar en consideración que no todos los deportes se adaptan a los valores que se desean reforzar de una determinada marca, por lo que no todos los deportes  “sirven” para todas las empresas, así como no todas las empresas se adecúan a los valores que el deporte en su sentido amplio lleva consigo.  Sólo basta con imaginarse al astro del futbol Lionel Messi, portando el logo de alguna empresa tabacalera en su camiseta para entender lo que se quiere señalar.

 

Así como hasta el momento nos hemos referido a las empresas en general, vale la pena hacer mención también a las organizaciones deportivas y/o clubes, que al igual que el resto están sujetos “voluntariamente’ a desarrollar estrategias de RSE que beneficien a las comunidades y promuevan una vida sana a través del deporte. Ejemplos de buenas prácticas en este sentido sobran, pudiendo mencionar al FC Barcelona, y a la NBA a través de su Programa NBA Care, por mencionar dos casos de los muchos que existen en el mundo.

 

En Venezuela, ocurre lo que en el resto de los países, muchas empresas confunden patrocinio con RSE, y son muy pocas las que logran que esta dupla sea perfecta, tal es el caso de Empresas Polar, que además de patrocinar distintas disciplinas deportivas, realiza actividades que refuerzan en las comunidades la creencia de que esta empresa sí apoya el deporte Nacional, y no patrocina sólo por marketing. Otro ejemplo de éxito es Herbalife, que más allá de patrocinar, realiza campañas y actividades deportivas como parte de su estrategia de RSE.

 

Y si de clubes deportivos se trata, los ejemplos sobran, pero  bien vale la pena mencionar el caso del Club Deportivo Petare, que a través de su  Fundación, promueve la práctica del Futbol entre los niños de Petare y que ha alcanzado un número superior a los 2 mil niños formados en esta práctica deportiva.

 

Desde este espacio hacemos un llamado a las empresas y a los líderes empresariales del país a invertir en el deporte, en una cancha todos somos iguales.

 

 

“El deporte tiene el poder de transformar el mundo. Tiene el poder de inspirar, de unir a la gente como pocas otras cosas… tiene más capacidad que los gobiernos de derribar las barreras sociales”  Nelson Mandela