Cartas del Lector

Dependencia, realismo y política

14 septiembre, 2018 | 12:00 am

Al establecerse Venezuela como aliado capitalista del socialismo (a la cubana reconocido factor negativo en este proceso) se hizo un pacto donde el conquistador-colonizador no solo explotó sus riquezas con un “interés emocional” carente de racionalidad económica como suele ocurrir en este tipo de relación donde el dominado aspira y cree que todo cuanto ocurre va en su beneficio y que al final “la ganancia” le reportará privilegios de toda índole, como quien compra una franquicia.

Desde el inicio de este trajinar donde el difunto Fidel Castro impulsó el proceso actual (nada científico) solo para abrir brechas favorables en la América Latina, el sistema político económico cubano fue usado para tal fin. Las riquezas nacionales y la inexperiencia del Sr. Chávez, era viable para cualquier observador medianamente conocedor de la historia darse cuenta de que este camino nos llevaría a un desastre.

En lo particular alerté en artículos de opinión sobre la reacción previsible de la “derecha”, que estos neófitos económicos trataban de engatusar con la creación de sistemas de integración marginales, o de bancos contando con los dólares del petróleo venezolano, sin tomar precauciones en cuanto ahorro, inversión y tiempo.

El tema era claro. Usando el método cubano de infiltración (no tienen recursos para otra cosa) pensaron que desde los negocios y la corrupción podían ganarse la voluntad de ciertos sectores productivos para su revolución continental. Mal cálculo. Fueron tontos inútiles ante el realismo del capitalismo que busca acumular capital y si lo logra, sonríe.

Esto confundió a la clase política-cubana-venezolana que gritó “¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta! que camina, la espada de Bolívar por América Latina”, cuando en la práctica los caminantes eran los dólares administrados por los cubiches.

La conquista les prometió mucho pero fue un fracaso total.

Tony Rivera Chávez
C.I: 2.923.879