Quinto Día Online
22 de Noviembre del 2017

Cartas del Lector

Constituyente de 1999

Constituyente de 1999

En 1999 los venezolanos vivimos un proceso que nos llenó de muchas expectativas. Prometido desde el año 96 por Hugo Chávez, es de hacer notar que previamente los candidatos Antonio Cova y Oswaldo Álvarez Paz en las elecciones del 93, habían traído a discusión el tema. Es por ello que una vez el Presidente llamó a dicho proceso invitó, entre otros, al el excandidato socialcristiano, así como a importantes personajes que habían trabajado en el ámbito de reforma del Estado, tal es el caso del doctor Ricardo Combella. Con ello se garantizaba la participación de personas de diferentes pensamientos políticos. Antes de llamar conforme a la Constitución del 61 a la opinión del pueblo (soberano), el Presidente y sus colaboradores en ese entonces emprendieron una campaña para convencer al pueblo de las bondades de la propuesta y se procedió luego al llamado para seleccionar a los constituyentitas. Se nos impartió por parte del Presidente a sus seguidores una especie de Kino, que igualmente otros frentes presentaron al país. En mi caso particular, a pesar de creer en el proyecto presentado y en su proponente, pensé que era necesario que se escucharan otros sectores de la vida nacional, por ello en mi selección dejé por fuera dos miembros del Kino presidencial y en su lugar escogí a dos jóvenes, aún no muy conocidos: Julio Borges, que tenía en RCTV un programa llamado “Justicia para Todos” y a un representante de mi generación, Leopoldo López. Se fue al proceso. Mis seleccionados fuera de la línea oficialista no llegaron a la Asamblea Nacional Constituyente, sin embargo fue de mi agrado ver la presencia de Claudio Fermín, Jorge Olavarría, Antonio Di Paolo, Virgilio Avilas Vivas y Brewer Carias. Tras meses de mucha discusión, fueron nombrados congresillos que sustituyeron las asambleas legislativas en los estados, una comisión evaluadora de los jueces. Entre otros aspectos importantes y luego de un prolongado debate se acudió a escuchar al soberano si la propuesta debía ser aprobada. Cabe destacar que una vez que se consulta al pueblo no importa quién está de acuerdo con las diferentes propuestas, una vez decidida es obligatorio su cumplimiento y la decisión pertenece a todos los venezolanos. Con ello quiero rechazar esa mala tesis de que el que no estuvo de acuerdo con la aprobación de Constitución, no tenga derecho a defenderla hoy. Es más, tiene el perfecto de derecho de hacerla suya y defenderla. Ahora bien, en los actuales momentos de tensiones, problemas económicos, sociales, incremento de la inseguridad, del desempleo, aumento del alto costo de la vida, falta de producción nacional y de otro tipo de exportación que no sea la petrolera, que no es un secreto debido a los bajos precios, no solucionan la crisis que vivimos, el incumplimiento de las elecciones pautadas y del Referéndum Revocatorio, a pesar de que el artículo 6 de la Constitución Nacional establece que todos los mandatos son de carácter revocables. Los excesos en los medios utilizados para enfrentar la protesta pacífica, tutelada en el artículo 68 de la Constitución de la República Bolivariana fomenta el irrespeto al diálogo por parte del gobierno. En fin, una serie de desplantes interminable de clasificar que indican que el gobierno irrespeta los postulados de nuestra Constitución. Por ello es, compatriotas, que debemos oponernos totalmente a éste llamado. ¿Qué nos va a garantizar en lo absoluto que un gobierno que no cumple con la Constitución vigente, que con una nueva lo haría? La única forma es que hagan una a su traje y medida. Hay que seguir a la oposición en contra de este llamado y que el gobierno y el CNE entienda que el pueblo soberano lo que pide y quiere es anuncien de elecciones y cronograma electoral ya.

 

 

 

Ángel Rafael Hernández Alcalá

C.I: 10.880.916

abogadoangelhernandez@gmail.com