Entrevista

Cómo generar un millón de empleos

20 julio, 2018 | 12:00 am

El presidente de Fedeindustrias explica la solución

– ¿Cómo ve el país?
– Arrancaría por los 12 trimestres consecutivos de recesión en el cual está hundido el país, yo creo que las circunstancias por las cuales atravesamos, son dramáticas, la imposibilidad de poder vivir en Venezuela es gigantesca y ahí vemos que la primera noticia que tú leías, el costo de la matrícula escolar, todo es millones de bolívares en estos momentos por los sueldos, no son millones de bolívares. La brecha que se ha generado entre ingresos y pre-ingresos de las personas, el precio de las cosas es propia de los desequilibrios en los cuales cuando las economías se van trastornando de manera tan relevante como está trastornada la economía venezolanas, pues van sucediendo esas imposibilidades de poder vivir. La industria está trabajando al 10% de lo que solía trabajar.

– Antes estaba a 45% ya bajó a 10%.
– No, no, digo en la industria en su conjunto trabaja al 10% de lo que solía trabajar cuando estábamos en 1998. Si tú tomas la cantidad de empresas que van quedando contabilizan una tercera parte, y estas, a su vez, están trabajando a un 24% en forma agregada. Cuando se computa eso te das cuenta de que estamos trabajando al 10% de lo que se tenía en 1998. El socialismo del siglo XXI puso a la economía venezolana en bancarrota, no solamente que ha destruido la industria manufacturera y la petrolera, han destruido todos los sectores de servicios públicos, todo lo que respecta a electricidad, vialidad, seguridad. Entonces, hace falta comenzar a construir un nuevo país a partir de los escombros que tenemos en este momento. Estamos en un momento sumamente dramático. Conindustria presentó el año pasado una propuesta de reconstrucción del sector industrial, que todavía la estamos haciendo pública, llamada “Hacia una Venezuela Industrializada: la ruta”. En otras oportunidades aquí hemos conversado sobre eso y trata sobre los 14 temas importantes a través de los cuales el país podría pasar de tener 3.800 empresas industriales, a tener 30 mil empresas industriales, mediante las cuales podríamos levantar un millón y medio de puestos de trabajo, también se puede generar una oferta exportable distintas de petróleo de unos 10 mil millones de dólares y mediante la cual se puede recuperar de una manera relevante los ingresos medios de los trabajadores industriales, como para pasar de los actuales salarios paupérrimos a una media latinoamericana de unos 11 mil 500 dólares al año. Si bien esa propuesta de políticas públicas está ahí, es válida, es la más profunda que hay en Venezuela a los fines de poder recuperar algún sector de la economía, en este caso el industrial, si bien eso es cierto, nos hemos dado cuenta durante su divulgación de que Venezuela tiene problemas más profundos que simplemente la proposición de unas políticas públicas. Venezuela tiene que revisar su modelo, su modelo de país, qué es lo que quiere ser, cuánto Estado y cuánto mercado, cuánto es el individuo empoderado y cuánto es el Estado que tiene que estar dictaminando lo que el individuo hace, lo que el ciudadano hace.

– Ahora, ¿Tú crees que el capitalismo sea la solución?
– Bueno, yo creo que el mercado y el empoderamiento del individuo es la solución. Fíjate que si nos salimos de Venezuela, nos damos cuenta de que a lo que estamos enfrentados los venezolanos es parte del pasado. Recuperar producción y tener altos niveles de abastecimientos son problemas superados en las economías desarrolladas. Más bien en el mundo hay una superabundancia de automóviles, más bien en el mundo no hacen falta medicinas de las convencionales, las medicinas se están dedicando a generar, a crear, bueno según dice el autor de Sapiel, la inmortalidad del ser humano. Hasta ese punto hemos llegado. El hecho de tener unas nuevas tecnologías e inteligencia artificial, dictaminan un mundo distinto, pero en Venezuela lo que estamos es preocupados porque no haya carencias, que no nos muramos de hambre, los robos en las calles, el generar electricidad, el tener suficientes cabillas como para construir casas. Estamos en un estado de retraso tal en Venezuela, que yo creo que eso es lo que amerita que reevaluemos sobre la base de qué queremos construir nuestro futuro. Si pensamos que sobre la base de petróleo solamente, creo que estamos muy equivocados, porque el mundo muestra que la huella petrolera en el marco energético, va disminuyendo. O sea, que la ventana de oportunidad que tiene el petróleo es relativamente baja.

– Fíjate tú que, hablando de Maduro, anoche oí una cadena, hablaba de la graduación de 500 mil estudiantes y anunciaba unos recursos para oportunidades de trabajo de esos estudiantes. Me imagino que esos irán a las industrias también. ¿Ustedes están preparados para recibir ese contingente de estudiantes. ¿Qué piensas?
– Yo no le creo nada al señor Maduro.

– ¿Nada?
– Nada. Él ha dicho que Venezuela es una potencia industrial, que somos un país en el cual la gente vive con prosperidad, ha dicho de que los niveles de educación en Venezuela son altos, y también que somos una envidia. Si vemos desde el punto de vista industrial, estamos produciendo el 10% de lo que producíamos hace 20 años. Si lo vemos desde el punto de vista de petróleo, estamos produciendo 1 millón 300 mil barriles diarios que creo que es el mismo nivel que teníamos hace unos 40 años atrás. Si vemos desde el punto de vista de la prosperidad, los venezolanos se van de Venezuela porque no pueden subsistir. ¿Verdad? Entonces, si la vida real es tan distinta de la vida que el señor Maduro tiene en su cabeza, pues el hecho de que esté graduando 500 mil personas, pues yo lo pongo en dudas.

– ¿Han invitado a ministros al Congreso?
– Siempre invitamos, están en la lista de todas las invitaciones que siempre hacemos.

– ¿Incluyendo al presidente?
– Incluyendo al presidente. Pero invito al presidente de Turquía a que vaya a las fronteras y le pregunte a los venezolanos, por qué se están yendo de Venezuela y que a partir de ahí, él deduzca por sus propios medios si acaso Venezuela es una potencia y si genera prosperidad o no genera prosperidad.

– Qué de positivo hay que verle al gobierno, algo debe haber hecho bueno.
– Yo creo que este gobierno no ha hecho absolutamente nada.

– ¿Nada?
– Absolutamente nada bueno. Los gobiernos, así como tú dices, que deben generar prensa libre como para poder a través de ella escuchar los errores que se van cometiendo, las necesidades que se van teniendo o las acciones que se tienen que ir tomando como para tener una ciudadanía, está en las mejores posibilidades de desenvolverse y de tener prosperidad. En ese en ese mismo orden los gobiernos lo que tienen que hacer es estimular la producción de bienes, estimular la estabilidad monetaria y generar a través de eso medios para que la producción cree riqueza para los ciudadanos, puestos de trabajo para los ciudadanos, bienes y bienestar de verdad.

– Hay que ayudar a los pobres en Haití.
– Los pobres son los que comen de las bolsas de comida que están en las calles de Caracas, de Barcelona, de Valencia, de Maracaibo. ¿Qué tiene que ver Haití con nosotros en este momento? un gobierno que no es capaz de preocuparse por sus propios ciudadanos, ¿Se va a preocupar por Haití?. Y luego con el tema de los postgrado, yo te diría, estuve participando en un trabajo de Conindustria. Conindustria tiene una fundación que se llama Fundei, que se dedica a la preparación de los pasantes para que ingresen en las empresas y puedan a través de esas pasantías adquirir las capacitaciones necesarias como para poderse desempeñar en las labores de producción. Ahí me estuve dando cuenta de que existe una cosa que se llama el Índice de Pisa. El Índice de Pisa va midiendo el nivel de preparación que tienen los muchachos entre los 8 y los 15 años en distintos temas y va ranqueando los países en ese sentido, porque cuando un muchacho entre los 8 y los 15 años ha adquirido unos ciertos niveles de destreza, de capacitación, de conocimientos las probabilidades que ese muchacho tiene de poder continuar en la escolaridad son altas.

– ¿Qué otra cosa te preocupa para los próximos meses?
– Lo que a mí más me preocupa es que tengamos una transición política que se transforme en un nuevo gobierno que tenga la sostenibilidad suficiente como para poder generar los niveles de recuperación de la economía, como para poder tener, generar bienestar en ese país del futuro que requerimos.

– Pídele a Dios por algo.
– Bueno, pido, yo verdaderamente no soy un creyente teresiano, pero sí trabajo porque tengamos un mejor país. Eso es lo que deseo, así como lo deseas tú.

– ¿Tienes pasaporte?
– Sí, pasaporte venezolano.-