Negocios

Cómo generar más negocios resilientes y seguros

1 junio, 2018 | 12:00 am

Con información de Forbes

Cada negocio se maneja u opera diferente, aunque independientemente del giro, en todos los casos se comparten exposiciones similares de riesgos, dentro y fuera de él. Después de un siniestro, una empresa que implementa estrategias de resiliencia, alineado a una correcta gestión de riesgos, es capaz de garantizar su continuidad porque cuenta con planes de contingencia previamente desarrollados y estudiados. Estas acciones hacen la diferencia entre mantenerlo económicamente activo o cerrarlo por daños y pérdidas.

Hoy las más de cuatro millones de micro, pequeñas y medianas empresas representan un motor de desarrollo para la economía mexicana al generar el 72% de los empleos en el país; pese a ello sólo el 5% de las microempresas y el 15% de los pequeños negocios están asegurados de acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros.

Un seguro tiene importancia económica al garantizar cobertura en infraestructura, servicios y continuidad de las actividades de una empresa; evita también el retraso de las operaciones, daño a la imagen y reputación de la marca, pérdida de bienes o maquinaria, recorte en las fuentes de empleo e incluso cierre temporal del mismo, por mencionar algunas consecuencias.

Sin olvidar que el principal activo de una empresa son las personas, es posible proteger distintos rubros en un negocio de acuerdo con el giro, tamaño e industria. Zurich destaca tres coberturas comúnmente solicitadas en los negocios: incendios, huracanes e inundaciones. La pregunta que surge es, ¿Cómo garantizar la continuidad de la empresa si en ciertos casos van más allá de sólo aspectos operacionales?

Hoy, la ingeniería de riesgos evoluciona de manera que con una aplicación y herramientas tecnológicas utilizadas en tablets o smartphones, se obtiene un diagnóstico preliminar y en tiempo real sobre estrategias de prevención y clasificación de riesgos. Una vez ubicadas las exposiciones del negocio, se tendrá más claridad sobre los mecanismos de protección adecuados, que pueden ir desde un seguro contra incendios hasta pólizas más sofisticadas todo riesgo, o aquellas relacionadas con aspectos administrativos o protección de datos.

Ligado a esto, las aseguradoras deben también compartir aprendizajes y experiencias de manera personalizada a sus clientes, que les permitan conocer de primera mano las mejores prácticas de seguridad, que, desde su perspectivas, incentiven la resiliencia en las empresas. La ingeniería de riesgos juega un papel clave como práctica continua para identificar y analizar puntos críticos y con ello armar planes de prevención que fortalezcan los negocios en los múltiples escenarios de riesgo.

A veces, detalles que no se visualizan en el día a día puede ser clave para la seguridad de una empresa, por ejemplo, factores externos como su ubicación geográfica son básicos para determinar el impacto de fenómenos meteorológicos que podría sufrir. A nivel interno los proyectos son también vulnerables en situaciones de riesgo, como un incendio, una explosión o rotura de maquinaria.

Retomar la cultura de concientización en prevención de riesgos es un esfuerzo que todo el sector debe de impulsar entre inversionistas y empresarios, no sólo a través de seguros, sino también por medio de actividades educativas que incentiven el proceso de previsión. Zurich, por ejemplo realiza talleres de ingeniería de riesgos en las principales ciudades de México, para compartir conocimientos sobre temas de prevención y vulnerabilidades locales a asociados, de acuerdo con su ubicación y giro del negocio.

El sector asegurador, además de diseñar soluciones adaptadas a las necesidades de cada empresa, debe ser un aliado para incentivar la subsistencia en los negocios, pues de suceder un evento, las empresas estarían protegidas, lo que minimizaría los daños o pérdidas, y retomarían su curso lo más pronto