Entrevista

Cecilia García Arocha: Universidades están sin presupuesto, y los profesores se van

2 marzo, 2018 | 12:00 am

La Universidad Central de Venezuela, junto con el resto de las universidades que conforman la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios, en el último consejo nacional de universidades se puso a la orden como espacio de discusión, de diálogo, de conversación, de intercambiar ideas realmente en beneficio del país. Volvemos a hacer la invitación, ratificamos la invitación.
-Ahora, hay en opiniones divididas: para unos el petro es la solución, incluso lo cree el señor Carlos Vargas, que es el ideólogo del petro.
-Sí, egresado de la Central, por cierto, abogado, amigo de Ricardo Sánchez y de esa fracción política.
-Y él explicaba cómo el petro podría ser la solución al gran problema de la economía venezolana.
-Sí, realmente él es abogado. No sé cuáles son sus vinculaciones desde el punto de vista financiero, o que pueda tener o no. Pero yo insisto en que para hablar de ese tema hay que invitar a los especialistas.
-Contigo voy a hablar de un acuerdo que firmaron con los obispos, con Fedecámaras. ¿Qué busca ese acuerdo? ¿A dónde van ustedes?
-Fíjate, el acuerdo realmente lo suscribe la Asociación Venezolana de Rectores y Fedecámaras, o Fedecámaras y la Asociación Venezolana de Rectores, en el marco de lo que ha expresado la Conferencia Episcopal Venezolana. La Conferencia Episcopal Venezolana ha expresado, en tres distintos documentos, su posición -muy clara- frente a la situación país y frente a la convocatoria adelantada de elecciones, por una Asamblea Nacional Constituyente ilegítima. Dentro del marco de esas declaraciones se inserta Fedecámaras y Averu; es decir, coinciden, son tres instituciones creíbles, tres instituciones distintas, pero que también tienen, en un momento determinado, coincidencias importantes. ¿Cuáles son esas coincidencias? Bueno, en primer lugar, expresarle al país que se están convocando unas elecciones adelantadas, por una institucionalidad que no es constitucional. Es decir, la Asamblea Nacional Constituyente no es constitucional. Nosotros los rectores lo hemos dicho, lo hemos explicado, hemos hecho los recursos correspondientes y lo ha explicado mucha gente preparada en la materia. Y por otra parte, hacemos una propuesta, una gran coalición en donde formen parte, por supuesto, los actores políticos y los actores sociales. En otras palabras, fíjate, no es solamente decir “no vamos a participar”. Yo creo que los venezolanos tenemos derecho a elegir; no solamente a votar, a elegir en condiciones transparentes de igualdad, de equidad con los observadores correspondientes, en el momento que corresponda. ¿Cómo un presidente va a ir a unas elecciones, ahorita, el 22 y se va a juramentar el año siguiente, el 10 de enero del 2019? Entonces, ¿por qué las elecciones son siempre en el último cuatrimestre del año? Por la juramentación, que está plasmada en la Constitución, que es el año siguiente. Entonces, no es que nosotros no creemos en el voto. No. Somos demócratas, creemos en el voto, consideramos que el voto es un mecanismo para ratificar o para cambiar.
-Ahora, ¿la Constituyente por ser un supra poder, no puede cambiar todo eso? Como parece que también van a cambiar la elección de la Asamblea Nacional…
-Eso es el colmo ya. Eso es un atropello al pueblo venezolano. El pueblo venezolano eligió una Asamblea, y tiene que durar el período que tiene que durar. Además, es que está prácticamente violando la participación de la Asamblea, a pesar o además de haberle quitado sus derechos constitucionales, entonces está eliminándola. La mayoría de los venezolanos queremos elegir, más que votar; pero las condiciones que está cambiando esa Asamblea Nacional Constituyente, por indicaciones posiblemente del Ejecutivo, no me permiten a mí participar, porque no me permiten realmente elegir y cambiar el destino político del país. Entonces, yo estoy convencida que más del 70 y tanto por ciento queremos elegir a una nueva estructura que gobierne este país con la participación de todos, pero en esas condiciones, como están planteadas, es muy difícil participar, porque no están dadas las garantías constitucionales de transparencia, para que el voto sea secreto, universal, directo, con observación, con el tiempo necesario para que todos participemos en las mismas condiciones de equidad. Entonces, es posible que frente a ese resultado, el candidato que aspire participar contra o no contra, con el candidato del gobierno, aparezca ganando. Por supuesto que tiene que aparecer ganando, porque la mayoría de los venezolanos queremos elegir, pero recomendamos mantenernos muy alerta, mantenerse la unidad política –esa es una decisión de los políticos—y oír al pueblo venezolano. El pueblo venezolano le está diciendo, a través de estas instituciones creíbles, respetables y distintas, que nosotros queremos votar, pero queremos que las garantías se respeten. No es un favor que nos está haciendo el gobierno, está plasmado en la Constitución: tiene que respetar las garantías para la participación de todos los venezolanos.
-¿Por qué se van los profesores de la UCV?
-¿Pero por qué se van? Se van de la universidad por el salario; un salario que no les permite vivir; los jóvenes se van porque no tienen oportunidad, porque ellos te lo dicen, “es que yo siento que aquí no tengo oportunidad”. Porque no tienen seguridad, porque no tienen crecimiento personal. Y se van al exterior y se van a otras fronteras, y en otras fronteras algunos fracasan, pero la inmensa mayoría se destaca. Por ejemplo, hay una foto que yo acabo de ver en el Twitter, esta mañana, de más de 100 jóvenes mexicanos festejando en un hospital de Chile, y fueron reconocidos en Chile y creciendo, como los formó la universidad venezolana, a esos muchachos médicos, están en Chile y son reconocidos. Sí, yo creo que el éxodo en una universidad como la nuestra, donde tenemos una matrícula de pregrado y postgrado cerca de los 50 mil estudiantes, 6 mil profesores, más 6 mil que forman parte del gremio de los trabajadores, yo creo que como un 10% o más ha renunciado a nuestra casa de estudios. Es alarmante la cifra que da la Universidad del Zulia, que habla de más de 15 mil estudiantes que han abandonado las aulas. Es también muy lamentable el éxodo que hemos visto en la Simón Bolívar. Yo creo que eso es en todo el país; hablar solamente del éxodo de las universidades que nos agrupamos en Averu, es negar que en otras universidades, inclusive las creadas en este régimen, ha pasado lo mismo.
-¿Estás hablando del ministro Hugbel Roa?
-El mismo ministro.
-Y ese ministro estaba diciendo que las universidades están siendo atendidas presupuestariamente.
-Pero serán las universidades que están alineadas con ellos, porque las universidades plurales, como debemos ser las universidades autónomas, las universidades experimentales, las universidades de gestión privada estamos esperando una cita para hablar del tema presupuestario y fundamentalmente, de los recursos del HCM, básico para nuestros profesores, como en efecto así lo dice la carta que usted tiene en sus manos. Ya desde hace algún tiempo estamos esperando la audiencia para conversar, para dialogar, para resolver, cómo es el destino de la función de él y la función nuestra, como autoridades universitarias.