Cartas del Lector

Carta pública al presidente del BCV respecto a las subastas Dicom

31 agosto, 2018 | 12:00 am

Respetado ciudadano Calixto Ortega Presidente del Banco Central de Venezuela. Su Despacho. A pocos días de usted asumir el cargo de tal envergadura e importancia en materia económica, es importante que tenga presente que las subastas Dicom representan la oportunidad de oro que tiene el sector empresarial para adquirir las divisas necesarias para la importación de materias primas, bienes y servicios que son de vital importancia para la producción nacional. Apuntalando así todo el esfuerzo que en esta materia viene realizando el gobierno nacional, que dicho sea de paso y sin ánimos de defender a persona alguna, tiene más detractores que aliados pero que tampoco vemos una propuesta alternativa que iguale o mejore la presente por parte de quienes hoy hacen leña del árbol caído.

Es imperativo que usted, junto a su comité (quienes aprueban y/o desaprueban alguna propuesta que vaya a favor o en contra de los intereses del país), tengan presente que estas empresas en su gran mayoría, estoy seguro, participan en las subastas esperando que el BCV garantice la transparencia de las inscripciones sin que aparezcan listas fantasmas puestas en escritorio por la magia negra que conocemos como “La Mano Peluda” y se queden ellos como el que espera al que no viene.

He aquí uno de sus mayores retos como funcionario público. Quiero decir que no vaya usted a caer en el vicio de favorecer a un club de amigos, quienes a fin de cuentas pudiesen sacar más provecho para sus arcas personales y no para el país que hoy más que nunca necesita del apoyo y el esfuerzo de todos quienes aquí habitamos y trabajamos. No caer en el error de tomar decisiones inconsultas llevadas por la soberbia de quien se cree el “sabelotodo”, tomando decisiones de manera arbitraria por demás inconsultas. Las consecuencias de tales acciones serían fatales por decir poco. (Como ejemplo le recomiendo que vea una película llamada Horizonte Profundo, donde un alto representante de una empresa petrolera Inglesa toma una decisión a título personal y el resultado es una catástrofe. Es una simulación de lo ocurrido en el Golfo de México en 2010). Dando al traste con la voluntad y credibilidad de quienes se registran esperando aparecer en esos listados que imagino genera un programa o software de manera aleatoria para así obtener los recursos solicitados y dar respuesta a sus demandas y demás compromisos comerciales.

Le deseo toda la suerte del mundo en tan difícil tarea y cuente siempre con el apoyo de su equipo de trabajo y el pueblo en general.

Carlos Oropeza
C.I. 7.589.656