Cartas del Lector

Carta definitiva a las Fuerzas Armadas

2 marzo, 2018 | 2:37 pm

Venezuela vive una de las crisis más agudas y profundas de su historia republicana, una crisis económica, social, política y militar nunca antes vista, ni siquiera durante el periodo de guerras intestinas que caracterizaron su historia durante el siglo XIX. Esta gravísima crisis ha colocado al país al borde de una guerra civil, con serias consecuencias de una intervención internacional-multilateral humanitaria y de seguridad, intervención necesaria, mas no deseada, y que puede ser detenida, si ustedes, nuestras Fuerzas Armadas constitucionales, intervienen deteniendo este terror impuesto por el régimen genocida, y criminal de Venezuela.

La comunidad internacional ha venido, ciertamente, cercando a través de acciones directas en contra de los llamados líderes de este régimen, a criminales por sus acciones individuales, y al Estado fallido y forajido venezolano. Gobiernos y Estados, organismos públicos internacionales; organismos judiciales internacionales; organismos regionales, entre otros, llevan a cabo acciones contundentes que llevarán a acciones de detención de estos asesinos. Cada día el cerco se va cerrando, y no habrá escapatoria para ellos.

Ante esta gravísima tragedia, este llamado nacional es a las Fuerzas Armadas, para que en cumplimiento de sus deberes y obligaciones por ley y por conciencia, protejan y restituyan las instituciones democráticas y republicanas al pueblo que representan, de donde vienen y a donde pertenecen; desconociendo este régimen fallido y forajido, recuperando el Estado de Derecho y la legalidad, la independencia y soberanía nacional; expulsando al invasor cubano, devolviendo la paz y la libertad al pueblo venezolano y sobre todo, recuperando sus derechos humanos y democracia.

La comunidad internacional está actuando ante estos crímenes contra el pueblo venezolano, y actividades criminales internacionales, llevadas a cabo por el régimen venezolano. En Europa, Norteamérica, Asia y recientemente África y el Caribe, organismos multilaterales, organismos públicos regionales en internacionales, y gobiernos nacionales están tomando iniciativas orientadas a detener a los líderes del régimen venezolano, y asistir a la nación a retomar el camino democrático.

A pesar de las sanciones individuales a criminales del régimen, sanciones económicas y financieras específicas sobre aspectos e instrumentos de la economía; las cuales han ido escalando en magnitud y cantidad; lejos de conminar al régimen a enmendar el rumbo, éstos se han radicalizado en sus políticas y acciones para perpetuarse en el poder, siguiendo el mismo modelo político y económico que tiene a Venezuela en la ruina. El próximo paso de la comunidad internacional, dada la amenaza que representa Venezuela para la paz y seguridad del hemisferio occidental y del mundo en general, además de la crisis en materia de derechos humanos que sufre su población, es la inminente conformación de una coalición de países que a través de una intervención humanitaria armada, expulsará a este régimen genocida y narcoterrorista, en aras de restituir la libertad, la democracia y la seguridad a los venezolanos. Estas acciones serán tomadas sobre la base de la Carta de las Naciones Unidas en el tema relacionado a la responsabilidad de proteger a la población de un país, víctima de acciones criminales, genocidas y otros crímenes contra la humanidad, ejecutada por su propio gobierno.

No continúen protegiendo a criminales, narcotraficantes, terroristas, que ya están expuestos ante el mundo, y que serán llevados ante la justicia internacional. Esta locura que ha destruido a Venezuela será detenida. Actúen y sean parte de esta gesta independentista y libertaria. Rescaten a nuestra gloriosa Fuerza Armada. Volteen las armas de la nación en contra de quienes han destruido a nuestro país. Liberen a Venezuela de un régimen que representa, ante el mundo, una grave amenaza a la seguridad hemisférica y global. Acá no caben posturas basadas en profesionalismos ni institucionalismos, como excusa para no asumir sus responsabilidades. No tomar parte en la liberación de Venezuela los convertiría en traidores, criminales y simples “guardaespaldas” de los narco-criminales del régimen.

No se expongan a ser perseguidos y enjuiciados por omisión o participación en crímenes de lesa humanidad. Decidan entre ser libertadores o tiranos. Dios, la patria y el pueblo les reconocerán lo primero, o les penarán lo último.

Johan Obdola
C.I: 8.929.002
johan@iosi.global