Quinto Día Online
22 de Noviembre del 2017

Destacada

Candidata a la presidencia de México recauda apoyo para su postulación

Candidata a la presidencia de México recauda apoyo para su postulación

La campaña electoral empezará en marzo de 2018

 

Los independentistas deberán superar lo que, a su juicio, consideran como el principal escollo: reunir más de 866 mil firmas antes del 13 de febrero

 

 

Oswin J. Barrios

@oswinjoses

 

 

Durante este fin de semana, Eréndira Sandoval, politóloga mexicana, estuvo recopilando firmas para María de Jesús Patricio Martínez “Marichuy”, candidata independiente en las próximas Elecciones Federales de México, 2018. En total reunió 25 rúbricas el domingo, un rasguño de las 866 mil 593 que los candidatos independientes deben consignar antes del 13 de febrero, para aparecer en la boleta.

 

Hasta el momento solo ha conseguido 22 mil 340 apoyos, y sus simpatizantes se han quejado por las fallas en la aplicación presentada por el Instituto Nacional Electoral (INE), autoridad que se encarga de recabar las firmas.

 

Los independentistas podrán participar por primera vez en una elección presidencial, convocada para 2018. La institución electoral exige a los aspirantes, sin partido a la presidencia, tener una asociación civil sin fines de lucro. Esta auxiliará a los candidatos a administrar el financiamiento que reciban para las actividades de campaña, que comienza en marzo del próximo año. Pero sobre todo, la asociación ayudará a los interesados a superar el principal escollo: reunir a contrarreloj más de 866 mil firmas, el equivalente al 1% de la lista nominal, en 17 de 32 entidades.

 

Patricio, de 53 años de edad, y nacida en la comunidad de Nahua, ubicada en el municipio Tuxpan, al norte de México, es considerada la candidata de los zapatistas. Sus raíces también la hacen aspirante natural, al menos sobre el papel, de los más de 11 millones de indígenas que hay en la nación norteamericana. No obstante, este 10% de la población, repartida en 68 pueblos, es un mosaico multicultural que no es uniforme. Juan Villoro, escritor y periodista mexicano, expresó este martes en una conferencia que “la candidatura de Marichuy también intenta articular de manera definitiva y permanente a las comunidades indígenas en el país”.

 

Villoro, quien se ha interesado siempre por defender los derechos de los aborígenes, es uno de los principales promotores de las aspiraciones de Patricio. El autor forma parte junto con académicos, intelectuales y otros personajes culturales, de la asociación civil que auxilia a Marichuy en su campaña “Llegó la hora del florecimiento de los pueblos”. Entre sus integrantes están el ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Pablo González Casanova; el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma; el cineasta Juan Carlos Rulfo; entre muchos otros.

 

“Este proceso es un referéndum sobre el racismo en México”, considera Magdalena Gómez, académica de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) e integrante de la ya citada asociación. La maestra en la licenciatura de Educación Indígena afirma que los sectores estudiantiles también son aliados naturales de la candidatura de Marichuy. “En Zacatecas (un estado al norte de México) se está movilizando la universidad, a pesar de que es una región que no tiene mucha presencia indígena”, testifica. La región tiene 46 mil estudiantes de nivel superior y menos del 1% de su población habla lengua indígena.

 

El mensaje de Marichury encuentra aprobación en aquellos que buscan la transformación “radical” de México. “Los aliados son los que estamos convencidos de que el enemigo a vencer es el sistema capitalista. Más allá del Congreso Nacional Indígena –organización que impulsa a la aspirante–, ¿qué otro factor político mexicano significativo está ejerciendo actualmente una auténtica crítica al capitalismo?”, se pregunta Luciano Concheiro, escritor y ensayista que también recauda apoyos para la candidata aborigen, que quiere cambiar la política en el país azteca.

 

“No nos quisieron abrir una cuenta en un banco”

Hasta el martes 10 de octubre, 36 ciudadanos se habían inscrito ante el INE para buscar la presidencia de México. Solo una mujer, entre los aspirantes, había sufrido para cumplir con el requisito más básico, e iniciar el camino para asegurar la candidatura independiente: abrir una cuenta bancaria. “No nos quisieron abrir una cuenta en un banco. El HSBC nos bloqueó. Tuvimos que buscar otro. Desde ahí se ve cómo está amañado este poder”, indicó María de Jesús Patricio.

 

Por su parte, Lyssette Bravo, vocera de HSBC, rechazó que el banco haya negado abrir la cuenta. “El trámite toma más tiempo para una asociación civil. Es un proceso que se llama debida diligencia ampliada. Son procesos largos, y hay muchos filtros”, informó vía telefónica. “En HSBC tenemos una política, know your client, para conocer mejor a los clientes. Habrá otros bancos que hagan el trámite más rápido”, agregó la portavoz, que al mismo tiempo aseveró desconocer la fecha exacta en la que el equipo de Marichury comenzó el proceso ante la entidad bancaria.

 

Adriana Herández, integrante del equipo de la candidata Marichury, aseguró que los trámites ante HSBC comenzaron el 12 de septiembre. El 28 de septiembre, fecha en que las partes iban a firmar el contrato, la abogada recibió un mensaje de Whatsapp de Alberto Espinoza Vázquez, funcionario del banco. “El nombre de la señora María de Jesús Patricio apareció en una lista de personas ligadas a un grupo antorchista, o algo así me comentaron”, escribió el empleado.

 

El mensaje fue la única respuesta que acompaño la negativa. “Hasta el día de hoy, HSBC se ha negado a dar explicaciones escritas”, dijo Hernández.