La Anécdota

Bromas a un ministro

20 julio, 2018 | 12:00 am

El gomecismo convirtió los caminos polvorientos en carreteras, abonadas con sangre y sudor de los presos. Las vías se adecuaban a la movilización delas tropas en casos de alzamientos, y también al desplazamiento de vehículos provenientes de los Estados Unidos y Europa. En síntesis, el capital extranjero mostró marcado interés por las carreteras, y así mismo el comercio importador con fuerza en el aparato estatal.

Gómez, terrófago —dispone de haciendas en cada recodo o camino— y las carreteras logran valorizar sus propiedades. Con un concepto del ornamento y de la vialidad, el embellecimiento de hatos y fundos fue una de sus preocupaciones, como sería también el de unir el país.

Los ministros de Obras Públicas fueron hombres de su más absoluta confianza: Ortega Martínez, Román Cárdenas, Rafael R. Alvarez, Luis Vélez, Tomas Bueno, José Ignacio Cárdenas, Federico Alvarez Feo, Melchor Centeno Grau y Antonio Díaz González, lo preparó para el cargo, gracias a sus hondas vinculaciones con él desde los años mozos de La Mulera.

  Anterior