Cambio Climático

Aula Viva: cuando sus desechos son la “visa” para entrar

8 junio, 2018 | 3:52 pm

Se trata de una iniciativa que nació en el estado Táchira, financiada por la Unión Europea y desarrollada en alianza con la Unet y el Comité Internacional para el Desarrollo de los Pueblos (CISP)

¿Alguna vez cuando usted ha asistido a una fiesta o a un evento público y le han pedido sus desechos, como “visa” o tarjeta para entrar?

Tenga en cuenta que si usted va a visitar el Aula Viva, instalada en los espacios naturales del Jardín Botánico de la Universidad Nacional Experimental del Táchira (Unet), en San Cristóbal, su pase de entrada serán sus residuos aprovechables como papel, cartón, vidrio y plástico.

La referida novedad es una estrategia para educar y estimular la separación de residuos; así como inducir la práctica de las 3R.

Este proyecto vivencial fue armado con materiales reusados y es el producto de un proyecto previo que le construyó plataforma. El cual se hará sostenible económicamente, con el aporte de los residuos de sus visitantes.

Quisimos conocer de qué se trata esta propuesta y entrevistamos a Andrea Simancas, coordinadora del Comité Internacional para el Desarrollo de los Pueblos (CISP, por sus siglas en italiano).

Simancas explicó a Quinto Día que es un espacio de encuentro para la concienciación, el aprendizaje y el reforzamiento de la gestión adecuada de residuos.

“Al entrar en el Aula Viva, el público se va a encontrar con algunas maquetas que muestran al planeta Tierra, con una imagen verde de lo que quisiéramos y otra imagen gris oscura que es lo en muchos casos, es lo que está logrando el hombre, cómo estamos impactando las personas con las acciones cotidianas”.

La propuesta está pensada para niños, jóvenes y adultos, quienes durante el recorrido “también se encontrarán con historias, muchas imágenes que acercan a la problemática ambiental relacionadas con comportamientos que a veces podemos pensar que no están afectando al planeta”.

¿Cómo se gestó el Aula Viva?

“En el Proyecto Acción3r nos planteamos que al cierre debería quedar algún tipo de estructura que le diera continuidad a la formación que realizamos a líderes comunitarios y autoridades locales”.

Cabe resaltar que el referido Acción3R (2013-2017) tuvo como objetivo contribuir con el fortalecimiento de las capacidades locales para la reutilización, el reciclaje y el procesamiento de los desechos sólidos de los municipios de la Zona Norte del estado Táchira. Fue dirigido a líderes comunitarios.

El fin del proyecto, dejó abierto el camino para que surgiera el Aula Viva.

“Ya habíamos formado promotores ambientales, les dejamos herramientas para que ellos pudieran multiplicar, advertimos que sería muy positivo tener un espacio donde los niños pudieran ver, experimentar y tener la sensación de lo que es la afectación del planeta; pero, además tuvieran la posibilidad de encontrar propuestas, estrategias y soluciones a esas problemáticas”.

Es así como deciden innovar, reestructurar, basados en la propuesta de formación de los promotores ambientales. “Tratamos de llevar esa guía escrita para multiplicadores a algo más visual e incorporamos otras informaciones.

¿Cómo está conformada el Aula Viva?

Este concepto fue desarrollado por el CISP. Está compuesta por cinco salas, montadas en cinco contenedores reusados; embellecidos con el arte grafitero, que le ofrecen al visitante una imagen renovada y fresca. La fuente de energía es mediante paneles solares.

La primera sala muestra la problemática ambiental. La narrativa visual parte de cómo se formó la Tierra “para que entendamos cómo la Tierra duró 4.400 millones de años para convertirse en el planeta que conocemos; y muestra –también- cómo en tan poco tiempo, nosotros, los humanos, la hemos destruido; o hemos ido, poco a poco, destruyendo lo verde, lo productivo y lo que nos da la vida”.

Las demás salas recrean información sobre la problemática de los residuos sólidos; gestión de los residuos; cambio climático y un taller creativo.

Desde marzo pasado el Aula Viva ha sido visitada por unas 200 personas entre niños, jóvenes y adultos.

Las visitas están dirigidas a las oenegés, escuelas, empresas, asociaciones vecinales, estudiantes, docentes y partidos políticos (con la intención de que adquieran información que debe ser considerada en la agenda pública).

Algunos docentes han incorporado esta visita al Aula Viva como parte de la formación. Mientras que los alcaldes y funcionarios acuden para familiarizarse con el tema.

En esta primera etapa del Aula Viva, los guías son docentes y personal del CISP. “Pero la idea es incorporar a estudiantes de la Unet, formarlos como guías mediante un proceso de formación exigente para tengan la capacidad de transmitir la información de manera adecuada, especialmente, a los niños”.

Reflexiones finales

La coordinadora del CISP Venezuela destacó que “muchas veces tenemos la excusa de que las autoridades no implementan acciones, pero se nos olvida que nosotros podemos implementar mecanismos desde lo cotidiano para contribuir con el ambiente; además, el tema residuos es un problema de todos y todos somos parte de la solución”.

En palabras de Simancas “tenemos que hacernos responsables de los residuos que generamos. De allí que el proyecto Acción 3R es una propuesta que impulsa la sostenibilidad social, económica y ambiental de la zona norte del estado Táchira (Manorta), mediante el fortalecimiento de las capacidades locales para la reutilización, el reciclaje y el procesamiento de los desechos sólidos”.

Sobre el CISP

Es una organización no gubernamental sin fines de lucro. Nacida en 1983. Con sede en Roma (Italia). Forma parte de la Agencia Italiana de Cooperación al Desarrollo.

Sus objetivos y principios están orientados a promover la cooperación, en torno a la lucha contra la pobreza y la exclusión social en la Agenda 2030.

Desde 13 áreas estratégicas y operacionales prioritarias, ubica los proyectos, las iniciativas de incidencia política y la sensibilización. Cada una de estas áreas estratégicas y operativas busca incidir en uno o más de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En 35 años, ha establecido sólidas alianzas en más de 30 países. Cooperación que ha favorecido la construcción de puentes, ha fomentado el diálogo y la cohesión social; ha impulsado la innovación y políticas inclusivas; y ha aportado soluciones para el ambiente y el cambio climático.

Siga al Aula Viva en sus redes: F: Aula Viva Unet: T. @AulaViva; I: @aulavivaunet
También, conozca y siga los nuevos proyectos mediante la cuenta en Twitter: @AClimatica (Andes en Acción Climática).

————————————————————————————————————————–

Clima en Gotas

Gestión de riesgo socionatural. Arequipa (Perú) es pionera en estudios sobre vulnerabilidad climática. Así lo refiere en Visiones CAF, Ligia Castro, directora de Ambiente y Cambio Climático de este Banco de Desarrollo de América Latina.

Castro destaca que “la medición de la vulnerabilidad climática de ciudades y municipios es una tarea ineludible para prevenir los peores efectos del cambio climático. Estas mediciones son determinantes para apreciar las fortalezas y debilidades de las comunidades y sistemas de infraestructura para hacer frente a eventos climáticos extremos”.

En este sentido, “Arequipa se ha convertido en una de las primeras ciudades de AL en tener un estudio de vulnerabilidad climática, que le permitirá medir el grado de vulnerabilidad en 18 distritos, con la finalidad de paliar, remediar y plantear soluciones ante las principales amenazas y riesgos del cambio climático”.

Destaca que se trata de un hito importante para esta ciudad peruana, la segunda más grande del Perú, con una población de algo más de 1 millón de habitantes.

Con el estudio Vulnerabilidad y Adaptación al Cambio Climático en Arequipa Metropolitana, elaborado por CAF Banco de Desarrollo de América Latina, “Arequipa no solo estará mejor preparada para responder al impacto del cambio climático, sino que también sentará las bases de un crecimiento respetuoso con el ambiente a largo plazo”.

A la par de este estudio surgen retos urgentes ante el crecimiento demográfico, el aumento de la productividad y de servicios como agua y transporte. Así como algunos espacios urbanos que no están preparados ante eventos asociados con cambio climático como sequía e inundaciones.

Destaca Castro que “el camino para que Arequipa se convierta en una ciudad sostenible deberá estar ligado a una cultura de la ciudadanía que promueva el cambio de conocimientos, actitudes y prácticas que permita a autoridades, empresa privada, academia y al resto de actores trabajar como un solo equipo, entendiendo que reducir la vulnerabilidad climática es una responsabilidad compartida”.

Con esta visión cabalgar hacia” políticas públicas eficientes que permitan adaptar la infraestructura y a la ciudadanía para enfrentar el cambio climático y, con ello, promover tanto el bienestar entre la población como el buen desempeño de los sectores económicos”.

Sí, hay menos autos en París. De acuerdo con un informe de la Dirección de Carreteras y Viajes de París, el tráfico de esta ciudad europea cayó 6.5% en los primeros cinco meses de 2018, en comparación con el mismo período en 2017. Este indicador sobre movilidad suma a la gestión de la alcaldesa de los parisinos, Ann Hidalgo, quien lleva una agenda de políticas públicas locales, coherentes con el Acuerdo de París (2015).