Quinto Día Online
25 de Mayo del 2017

Destacada

Aquí hay censura

Aquí hay censura

El presidente del Colegio de Periodistas, Tinedo Guía, rechaza el control militar sobre la información

 

Alerta sobre carnet “chimbo”

 

“En este momento la sociedad venezolana está mal informada”

 

Tanto el CNP como el Sindicato de Prensa protestaron frente a Conatel por la salida del aire de CNN

 

 

Ángel Oviedo L.

 

 

Tinedo Guía, presidente del Colegio de Periodistas, advierte sobre el control militar de la información y denuncia que han detectado carnets falsos entre aspirantes a la colegiación.

 

Comentó que hoy en Venezuela no hay tiempo para fastidiarse.

 

-Usted dice que nunca se fastidia, ¿por qué?

-Es imposible que te aburras en Venezuela porque siempre hay una noticia.

 

-Por ejemplo, ¿hoy qué te divierte desde el punto de vista noticioso?

-¿Hoy? Hoy me divierte que paso por la autopista y veo que está fluyendo sin ningún problema, pero también me llama la atención que vengo observando todas las calles por donde vengo transitando y no hay una que esté en buenas condiciones, hay huecos por todas partes y me sorprende, digamos, la forma como la gente va evitando, entonces un carro que va en un canal de pronto se pasa para el otro y se viene para acá nuevamente y tú dices, “bueno, ¿qué le pasa al conductor?”. No es que esté loco, es que está evitando la cantidad de huecos que consigue digamos permanentemente…

 

-¿Eso es del este a oeste o de oeste a este o de norte a sur?

-Mira, como tú quieras agarrar la ciudad, la vas a encontrar deteriorada en las vías de tránsito.

 

-¿Tienes un buen menú para escoger?

-Ahí no te aburres nunca porque primero, estás alerta a ver qué ruta alternativa agarras para llegar a tu destino.

 

-Y cuando comienzas a fastidiarte te sale la noticia, por ejemplo, una que sacó Sebastiana Barráez en Quinto Día la semana pasada: “FANB y Conatel controlando la radio y la televisión”.

-Bueno, ¿te acuerdas que hay un dictamen de la Fuerza Armada Nacional que controla la información, los medios? Eso es una censura, no hay otra. Esa es una manera de censurar.

 

-¿Qué piensa tu Colegio Nacional de Periodistas frente a eso?

-El Colegio siempre ha estado en contra de lo que es censura, porque inclusive en las calificaciones de qué es lo bueno y qué es lo malo dentro de la noticia, inclusive el propio Papa habla de noticias bonitas y noticias feas. La noticia no tiene belleza; es una noticia porque es el comportamiento de una sociedad que se está manifestando a través de un hecho que se convierte en información para mucha gente.

 

-Y concretamente, en este momento, ¿qué hace el Colegio por sus agremiados?

-Bueno, el Colegio está preocupadísimo y estamos buscando la manera de prepararlos mejor cada vez, para que entiendan que el trabajo y el ejercicio de la comunicación social, del periodismo, es un ejercicio digamos cada día más complicado y cada día más difícil en Venezuela y en el resto del mundo.

 

-¿En este momento la sociedad venezolana está bien informada?

No, no, no, la sociedad venezolana está mal informada por muchas razones: si vamos a los impresos, la poca paginación y los pocos cuerpos de periódico limitan mucho qué es lo que vas a colocar en información y después están las redes sociales; muchas veces los laboratorios preparados para confundir y equivocar informaciones, cuando no hay una información cierta, surge el rumor y ese rumor se esparce como verdolaga por todas partes, con afortunadamente la facilidad que tiene quien conoce la verdad, de atajarla a tiempo y decirlo, pero ya cuando ya el rumor ha crecido no es fácil que te crean; entonces hay una falta de credibilidad en muchos de los que informan, y eso es grave.

 

-¿Y las redes no ha influido en la información? ¿Qué tipo de información se ven desde las redes, a tu juicio?

-El problema es que no son periodistas profesionales quienes utilizan las redes, porque el periodista profesional, colegiado en el CNP, tiene que ajustarse a la Ley de Ejercicio del Periodismo y al Código de Ética, de manera que esparcir un rumor, dar una información falsa, presentar una fotografía que no es real, que no sucedió en el momento, es una responsabilidad que un periodista egresado de la academia no comete, pero que sí puede cometer alguien que le pareció interesante un dato y lo coloca directamente en la red. Hay muchos personajes que no tienen calificación para estar a veces en los medios dando declaraciones y eso confunde mucho a la gente.

 

-Creemos en los monstruos mediáticos.

-Sí, construyes un monstruo que después se deshace, se cae solo, pero después que ha hecho daño. Es lo grave.

 

-¿Frente a eso, nosotros hemos politizado el gremio o la forma de informar?

Mira, yo creo que la política es una relación que debería considerarse normal en la sociedad, porque cuando te comunicas con la polis estás haciendo política. Desde el mismo momento en que el bebé nace, que recibe su nalgada y hace su grito de llanto, está expresando que es persona, que existe, que debe ser educado, cuidado, alimentado, etcétera. Es su primer grito de libertad de expresión.

 

-Claro, lo que no debe ser es activista y utilizar el activismo político en función de la deformación de la información.

-Ni utilizar los medios, ni su profesión para sesgar un camino determinado. Eso sí es criticable y eso está contenido en le ética periodística.

 

-¿Qué opina un periodista como Tinedo Guía de esas propuestas de diálogo que se están reactivando en la política entre el gobierno y oposición? ¿Tú ves positivo eso, tú crees que eso pueda conducir a algo?

-Mira, yo creo que el diálogo es importante para entenderse, para digamos contrapesar u oponer ideas que pueden ir en beneficio del bienestar colectivo. Si esas mesas de diálogo no ofrecen o no cumplen lo que en un principio se comprometieron a cumplir, pues evidentemente que el diálogo es simplemente una palabra que no tiene sentido ni efectividad.

 

-Los periodistas hemos sido víctimas de inseguridad también, ¿no? Me imagino.

-Mira, los periodistas, los militares, todos. Los policías nacionales bolivarianos, los guardias nacionales, los oficiales de la Armada, oficiales de la Fuerza Aérea, los sacerdotes, las iglesias han sido atacadas. Es decir, toda la sociedad ha sido víctima de una escalada de violencia criminal que mantiene a las personas, digamos, como encerradas en sí mismas y en su propia casa. Es decir, tú andas por una autopista y andas pendiente de que no te toquen el vidrio con una pistola para quitarte lo que tienes, de manera que el Estado tiene la obligación constitucional de garantizar el derecho a la vida y de trabajar para eso. Eso no ha pasado en este tiempo, tenemos casi diecinueve años y eso no ha pasado; ha ido in crescendo más bien.