Sebastiana sin Secretos

Aquello del “honor al caído”

19 enero, 2018 | 12:00 am

Sebastiana Barráez

barraezsebastiana@gmail.com

@SebastianaB

 

LECTOR. No importa si usted está de acuerdo con el Gobierno o simpatiza con la Oposición, si usted se cree revolucionario o patriota, si usted consideraba terrorista o héroe a Oscar Alberto Pérez. Lo que realmente importa es que sea capaz de temblar de indignación –como dijo el Che Guevara- ante la injusticia. Lo que importa es que usted se dé cuenta cuándo es que el miedo le ganó a la valentía, cuándo es que el odio le ganó al amor. Y es que eso fue lo que sucedió el 15E18 en el sector El Junquito con el operativo contra el piloto rebelde y el grupo los Soldados de Franela. Oscar Pérez tenía el legítimo derecho, con razón o no, a oponerse al Gobierno de turno, como lo tuvo Hugo Chávez en su momento, como lo hizo Trotsky en la vieja Rusia, como Ho Chi Minh ante los norteamericanos, y tantos miles de ejemplos en el mundo. La Historia no olvida, aunque los hombres lo hagan. Y podemos estar o no de acuerdo con el método, incluso con el fondo, pero lo que es inaceptable es que para justificar el miedo que el piloto inspector del Cicpc causó en el alto gobierno, se le haya dado muerte, cuando ya era notorio, público y comunicacional que Pérez y su grupo estaban rendidos. Expresiones como las de la constituyentista Iris Varela, a través de Twitter, hablan por sí solas: No vale el llanto ni el arrepentimiento, sentenció Varela. “Urge capturar a su mentor Miguel Rodríguez Torres, tanto o más peligroso que esta lacra… Oscar Pérez. Ahora viene el show de la llorantina. ¡Qué cobarde cuando se ve atrapado como una rata!”, dijo Iris a la vez que calificaba al piloto de asesino sin que él hubiese matado a nadie. Con ello Iris anuncia que el ex ministro y compañero de revolución suyo, Rodríguez Torres, no podría esperar un final distinto, porque osó criticar políticas del gobierno. El Ministerio del Interior y Justicia emitió un destemplado comunicado, que no aportaba mayor información. Y la prenda se la colocó Freddy Bernal al reconocer que el jefe del colectivo Tres Raíces, Heyker Vásquez había muerto en el sitio, sin que hasta ahora nadie explique qué hacía ese grupo en el lugar. Pasaron las horas y el gobierno no reconocía oficialmente la muerte de Oscar Alberto Pérez ni se sabe exactamente cuántos ni quienes murieron en el hecho. No se resguardó la escena y se procedió a derrumbar lo que quedó del lugar donde estaba el grupo rebelde. No se entrega el cadáver. En la morgue les dijeron a los abogados que sería cremado. En las redes sociales y chats de grupos ligados al gobierno se difunden historias falsas sobre Pérez en un linchamiento moral del hombre. Lo increíble es que haya quienes celebren la muerte del piloto como si fuera el Bin Laden venezolano. No hubo para Oscar y su grupo aquella máxima de la guerra “honor al caído”. Es el momento de recordar al gran Willy Brandt, aquel que enfrentó al nazismo desde los 17 años: “El riesgo de volverse cínico se corre, y de qué manera, cuando se llega al poder”.

 

DELINCUENCIA. Fue el 07 de enero 2018, a las 9:30 AM, tres kilómetros antes del peaje La Raya, en la autopista entre San Felipe y Morón. Una comisión de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) se encuentra con los obstáculos llamados miguelitos. Uno de los cauchos estalla. Mientras el comisario Bermúdez cambia el neumático llegan los jovencitos Juan José Sequera Alvizu y Yormer Gabriel Ramírez Moreno, quienes habrían intentado atracarlo, apuntándole con una escopeta, pero el comisario les dispara, muriendo los dos muchachos.

 

BARIVEN. Está detenido su presidente Francisco Jiménez Yusti. Él es hermano de Pedro Jiménez Yusti, compañero de Chávez el 4F. Ambos son de Barinas. Informes de Inteligencia revelan que Francisco tiene como muy cercanos y desde hace unos ocho años, a dos amigos, César y Javier, con influencias en Pdvsa, sobre todo en el Comité de Licitaciones. Javier tiene antecedentes en el Cicpc por estafa y así ingresó a Pdvsa.

 

CHICAS. Son jovencitas sexys contratadas por presos para favores sexuales. Ya no solo son artistas perfumadas para los presos en las cárceles privilegiadas, como El Helicoide o Ramo Verde, quienes cobran en divisas. También son jóvenes humildes, cuyos proxenetas las negocian a cambio de fuertes sumas de dinero en diferentes cárceles del país. Las hay porque es la vía que han encontrado ante la crisis, otras son obligadas a pagar deudas de sus familiares presos.

 

EXTORSIONADOS. Así están los campesinos y agricultores en el INTI y Agropatria de San Carlos, Cojedes. El productor que necesita arreglar sus documentos, papeles o informes para regularizar la tenencia de la tierra, tiene que dejar su “colaboración” al funcionario. “Ya no se conforman con un saco de maíz,  tres kilos de café, una gallina o un racimo de plátanos o cambures. Exigen dinero sino retardan el proceso y botan los expedientes”. En Agropatria desaparecen los papeles. “Piden infinidad de documentos para comprar 1 Lt. de veneno, de Bs. 60 mil, que nos dicen no hay, pero cuando uno sale se acercan sus compinches y lo ofrecen en Bs. 500 mil el Lt”.

 

POLICÍA. Ocurrió el 20/12/17. Eran las 6:30 de la mañana, en la urbanización La Esmeralda del municipio San Diego. Llega un carro Arauca, Chery, del que se bajan dos sujetos. Apuntan a Carlos con arma de fuego y le roban su teléfono inteligente y una pistola Glock. Carlos denuncia ante la DIEP. Poco después en la Urb. Lomas de Funval, ven a uno de los atracadores. Al detenerlo le encuentran la pistola que le robó a Carlos y lo identifican como Luis Alberto Pérez León, funcionario activo de la Policía Nacional Bolivariana.

 

FIESTA. Fue el 16/12/17. Celebraron el cumpleaños de la hija de un militar en la urbanización Cumbres de Curumo (este de Caracas). Rumba con gran miniteca, gaitas Gran Coquivacoa, orquesta Los Adolescentes, Guaco y Luis Silva. Lanzaron 12 cohetes a la medianoche. Mucho vehículo oficial de la FANB.

 

INEA. Es el Instituto Nacional de Espacios Acuáticos. De los 12 remolcadores que adquirió en China, hay tres en el Orinoco Cuyagua, Caripito y Linda Barinas. Sus capitanes son: Arturo Puerta, Emilio Velázquez y César Afanador. Las unidades, de solo un año, las tienen como lata de cargar piedras. Todos los consumibles (pintura, brochas, seguetas, rodillos, linternas) desaparecieron de los depósitos sin usarlas. Han sido destituidos cocineros y tripulantes por incremento de los hurtos de comida. Se queja el personal porque sus familiares no tienen seguridad social y le adeudan pasivos laborales, siguen tercerizados.

 

TURISMO. Parece una burla la promoción del Ministerio de Turismo. La inseguridad conspira contra quienes quieren hacer turismo en Venezuela. Apenas arrancó el nuevo año un grupo de turistas brasileños fueron asaltados en Margarita.  Cuando regresaban de la isla de Coche y al pretender abordar los cuatro autobuses, llegaron cuatro motorizados armados. Les robaron todo a los pasajeros: teléfonos, bolsos, carteras, relojes, dinero, prendas, etc. Y no es un caso aislado.

 

BENEDETTI. Es Mario, el poeta uruguayo de fina sensibilidad social y política. Fue él quien un día escribió: “Cuando resido en este país que no sueña/ cuando vivo en esta ciudad sin párpados/ donde sin embargo mi mujer me entiende/ y ha quedado mi infancia y envejecen mis padres/ y llamo a mis amigos de vereda a vereda/ y puedo ver los árboles desde mi ventana/ olvidados y torpes a las tres de la tarde/ siento que algo me cerca y me oprime/ como si una sombra espesa y decisiva/ descendiera sobre mí y sobre nosotros/ para encubrir a ese alguien que siempre afloja/ el viejo detonador de la esperanza”.

 

——————————————————————————————————————————————————-

ÚLTIMA HORA

-Con manguera, los militares le sacan gasolina a los vehículos, desde La Morita (Táchira) hasta La Victoria (Apure). “Orden de mi comandante”, dicen.

-Aun no se explican  las “autoridades” cómo pasó por El Nula (Apure) una gandola con 40 mil litros de combustible. Se volcó en el km8 vía a Cutufí.

-El juez 2do de Control de Táchira pasó la navidad en el imperio con su esposa e hija. A ese sí que le alcanzaron los aguinaldos del poder judicial.