Cambio Climático

Ambiente: denominador común en tiempos de crisis

3 noviembre, 2017 | 12:00 am

El biólogo Alejandro Luy emplaza con una reflexión en torno al significado de la palabra ambiente, en medio de la crisis de Venezuela

 

 

Alba Marina Gutiérrez

Cofundadora de PeriodismoCC

@Albamarinavzla

 

 

La relación del ser humano con la naturaleza, trasciende lo ambiental. Aunque resulte obvio, no lo es para la mayoría de las personas. El geógrafo, investigador y docente universitario argentino, Carlos Reboratti, en su libro La naturaleza y nosotros (2006) señala un divorcio entre el ambiente y las crisis de los países, estado de relación que agrava los problemas de tipo ambiental, con consecuencias sobre lo económico y social.

 

En esta oportunidad, el biólogo venezolano, gerente de la Fundación Tierra Viva, Alejandro Luy, pone el tema en agenda, en relación con la crítica situación que experimenta Venezuela.

 

Luy inicia este análisis con una pregunta: “Ante la palabra ‘ambiente’, ¿cuál es la imagen que le viene a la cabeza?”, expresa.

 

“No tiene que responderme, pero estoy convencido de que las conexiones sinápticas de la mayoría de los venezolanos los llevan a pensar en florecitas y pajaritos. En otras palabras, ambiente puede tener el significado más naif (ingenuo, simple), comeflor y frívolo”, señala.

 

Aunque la anterior percepción no es extraña para quienes hemos trabajado el tema, en la realidad actual venezolana, esta imagen se exacerba, cuando los “problemas reales” de los ciudadanos son hambre y enfermedades, como resultado de erradas o ausentes políticas sociales y económicas, que dificultan el acceso a alimentos (por escasez o por carestía) en variedad y cantidad necesaria, y por falta de medicinas o por deficiencias en los servicios de salud. Venezuela vive lo que los especialistas han denominado una crisis humanitaria compleja.

 

Entonces preocuparse por el cerro El Ávila, el Salto Ángel, los parques y jardines de nuestras ciudades, las playas de Mochima, Morrocoy o Margarita, el caimán del Orinoco o el cardenalito, o fomentar el reciclaje es solo para bohemios – en el sentido de que se apartan de la realidad -, para gente indolente que valora más un frailejón que la vida humana.

 

II

La carencia de agua, el “elemento vital”, necesaria para la higiene, la preparación de alimentos y el consumo, es un tema ambiental que ha terminado agrupando en la preocupación – gracias a la deficiencia de la gestión del recursos hídrico – a comunidades de todo el país: Paraguaná, Mérida, Catia La Mar, en el estado Vargas o en Caracas, capital de la República y en plena temporada de lluvia, donde hay sectores que pasan más de 21 días sin que llegue agua a través de tuberías.

 

Capítulo aparte es la calidad del agua que estamos consumiendo. Aunque no hay datos oficiales, estadísticas fiables sobre la calidad del agua, para los habitantes de Valencia, capital del estado Carabobo y zonas aledañas, la vista y el olfato son suficientes para entender que el agua que consumen no es la misma que hace muchos años atrás, y difícilmente la pueden considerar potable.

 

La extracción de oro es la principal actividad minera ilegal presente al sur del Orinoco, y esta incluye el uso de mercurio para aumentar la eficiencia de la “captura” del mineral. Es por ello que se han detectado concentraciones importantes del tóxico en la atmósfera, cuerpos de agua, sedimentos, suelos, vegetación y animales acuáticos, y por ello un porcentaje significativo de la población en las zonas mineras o comunidades indígenas, ubicadas aguas abajo, se encuentra afectado por la contaminación por mercurio.

 

Pero junto a la contaminación por mercurio, la minería está estrechamente ligada a la deforestación y -al mismo tiempo- a la proliferación de la malaria, enfermedad cuyo control fue descuidado y que hoy no está focalizada en el estado Bolívar, sino que se dispersa por buena parte de Venezuela, incluyendo Sucre, Zulia, Monagas, Delta Amacuro, Amazonas, Anzoátegui y el estado Miranda, a “pata de mingo” de la capital de la República.

 

¿Acaso hay algún municipio de Venezuela que pueda mostrar un impecable servicio de gestión de residuos sólidos, que incluya aspectos de reciclaje, recolección y adecuada disposición sin contaminar suelos y aguas? Habrá uno mejor que otro, pero en todo el territorio una buena parte de la basura ni siquiera es recogida, y la gente convive entre moscas y ratas. No hay en Venezuela un plan nacional de gestión integral de la basura, instrucción explícitamente establecida en la ley del área aprobada en 2010, y cuya elaboración es responsabilidad del Ministerio de Ecosocialismo y Aguas.

 

En todos esos problemas, y muchos otros, el denominador común es la palabra ‘ambiente’.

 

Así, la garantía de una mejor calidad de vida pasa por la variable ambiental. No es casual que son ambientales varios de los 17 Objetivos de Desarrollo Sustentable planteados por ONU y adoptados por Venezuela, para el combate de la pobreza y decenas de sus objetivos.

 

III

Los temas ambientales son asuntos vitales para quienes hoy habitamos en Venezuela y para las futuras generaciones, nuestros hijos y nietos, que tienen derecho a disfrutar de condiciones ambientales con una calidad al menos igual a la que nosotros hemos disfrutado. A eso se le llama desarrollo sustentable, y es el modelo de desarrollo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

 

La riqueza de plantas, animales y ecosistemas, que reconocemos bajo el nombre de diversidad biológica, son hoy fuente de alimento, medicinas, agua y aire puros, y –también- potencialmente generadores de empleo e ingresos para el país.

 

Pero la mala gestión ambiental es un elemento que ha contribuido a agravar la situación de salud y el acceso a los servicios públicos de calidad, para la mayoría de la población.

 

¿Cuántos enfermos menos habría si nos hubiéramos ocupado del ambiente? ¿Cuánto menos nos hubiera costado tratar enfermedades de origen hídrico, con solo habernos ocupado de garantizar agua potable para el consumo?

 

¿Cuál sería la realidad si se hubiese garantizado el acceso a agua -constante y suficiente- para toda la población, necesaria para evitar enfermedades como la sarna, que hoy es motivo de preocupación?

 

¿Cuánto se habría reducido el paludismo si evitar la deforestación y la minería ilegal al sur del Orinoco hubiese sido una prioridad para la conservación de nuestra diversidad biológica?

 

La ausencia de una política centrada en atender bajo criterios técnicos y no ideológicos los problemas ambientales, es uno de los elementos que ha contribuido a la crisis humanitaria compleja que vive el país. Si no se comprende la dimensión del problema ambiental, no será suficiente contar con las medicinas para curar a los enfermos, y mucho menos pensar que en el 2030 Venezuela alcance los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS).

 

No hay nada frívolo detrás de la palabra ambiente. Decimos ‘ambiente’ y debería oírse vida. La nuestra, y la de las generaciones por venir.

 

Siga a Alejandro Luy en Twitter vía @AlejandroLuy @TierraVivaVzla y amplíe sobre estos temas en el portal www.desarrollosustentable.com.ve