Cartas del Lector

Al maestro, con tristeza

9 marzo, 2018 | 12:00 am

El maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa, al escribir para sus colegas -lo que siempre fue su pasión- lo hacía utilizando la expresión “al maestro, con cariño” En nuestro caso, que hoy quiero referirme a la precaria situación de los educadores venezolanos cabría la ex-presión, “al maestro, con tristeza”. Sí, con tristeza sino compasión. Los venezolanos todos vivimos una situación compleja, difícil y muy precaria. Pero me referiré a la de los maes-tros de manera particular. Un Estado, por convicción, estará siempre obligado por la Ética a enaltecer y estimular a sus maestros; jamás a conducirlos en progresividad a vivir en la miseria y la pobreza. En las aulas venezolanas impera la soledad y la tristeza, en ellas se perdió el encanto y la alegría. Las aulas de nuestras escuelas, liceos y universidades se están vaciando de estudiantes y maestros, están quedando solas. Los maestros de otrora, orgullosos de su labor, están llenos de desencanto; y nuestros alumnos tienen el rostro triste. El hambre y la desesperanza les están tumbando sus puertas. El resultado es una lucha de todos los días por huir.

¿De dónde va a sacar el maestro el entusiasmo para asumir sus labores escolares? La pedagogía de la alegría, de la que nos hablaba el sacerdote jesuita Javier Duplá se diluye en el hambre y la miseria material de nuestros educadores. Me duele en el alma cuando afirmo que los maestros están abandonando las escuelas por hambre y decepción; muchos no llegan a sus escuelas y quien lo hace es un verdadero héroe. El salario de un maestro no llega a diez dólares y, de acuerdo con los estándares internacionales, se encuentra en el sitial de la pobreza extrema. Es un salario que produce lástima y pena.

El paisaje escolar está lleno de un sentimiento y de una necesidad de escaparse, de de-jar el tierno nido para buscar otras alternativas. Es duro decirlo, pero en la Venezuela de hoy trabajar y estudiar es una quimera que nos aleja de la vida digna.

Manuel Camero
manuelcamero23@gmail.com