Quinto Día Online
17 de Enero del 2018

Salud

A SU SALUD

A SU SALUD

Yolanda Ramón V.

asusalud1999@gmail.com

@hiloterapia

 

 

CÁNCER DE PIEL

“El cáncer de piel es más frecuente en áreas expuestas al sol, al igual que las queratosis actínicas (carcinoma espino celular), que son lesiones premalignas. Las quemaduras solares intensas aumentan el número de pecas y lunares, elevando así el riesgo de melanoma, que es el tipo de cáncer más agresivo”, advirtió la dermatóloga Nilsa Mancín. La mejor forma de prevenir es disminuyendo la exposición solar y usar protectores de amplio espectro, con un factor de protección no menor de 30 o 50, que es la capacidad que tiene el producto de filtrar o bloquear el paso de los rayos solares. También son convenientes los accesorios, como sombreros de ala ancha, franelas manga larga, sombrillas, y evitar superficies que reflejan el sol (nieve, agua, cemento, arena).

 

 

TRASTORNOS ALIMENTICIOS

Los trastornos de la conducta alimentaria se definen como alteraciones específicas o síndromes psiquiátricos multifactoriales y severos en la ingesta de alimentos. Se trata de personas con patrones distorsionados en el acto de comer y que se caracterizan, bien sea por consumir en exceso, o por dejar de hacerlo. “Es un impulso psíquico y no una necesidad metabólica o biológica”, afirmó el nutriólogo Johnny Marante Bethencourt. Prácticas de ayuno por más de 12 horas, excesivo ejercicio, atracones, uso intencional del vómito y abuso de laxantes, diuréticos o enemas; son síntomas de alerta, así como el deseo intenso por disminuir de peso, aun cuando no es necesario; alteración de la autoevaluación de la imagen corporal y atención centrada en el conteo de calorías ingeridas.

 

 

SALUD CARDIOVASCULAR

Vegetales verdes, verduras frescas, carne magra, pescado, granos y alimentos bajos en grasas saturadas, evitar el consumo de alcohol o limitarlo a no más 30 gramos de alcohol por día, beber mucha agua y limitar la ingesta de sal; ayuda a controlar la presión arterial y a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular. Una buena manera de hacerle seguimiento al peso es el Índice de Masa Corporal. Para calcularla se divide el peso (en kilogramos), entre talla al cuadrado (en metros). “Un adulto sano debe mantener su IMC entre 18,5 y 24,9 kg/m²”, afirmó el cardiólogo Juan Amaro.