Quinto Día Online
23 de Marzo del 2017

a su salud

A SU SALUD

A SU SALUD

Yolanda Ramón V.

asusalud1999@gmail.com

 

 

AUDICIÓN

 

“Toda aquella persona cuyo grado de sordera no permita que pueda mejorar su audición a través de un audífono convencional es candidato para un implante coclear. Si nació sorda, lo ideal es implantar antes de los 5 años de edad; eso permite que desarrolle un lenguaje lo más parecido posible al de una persona que escucha”, explicó el director del Programa de Implante Coclear y vicepresidente ejecutivo de la Fundación Venezolana de Otología, Juan Armando Chiossone Kerdel, otorrinolaringólogo, otólogo, especialista en neurotología y cirugía de base de cráneo. Pese a las actuales circunstancias, la Fundación insiste en sostener los tres pilares que la fundamentan desde su creación en 1970: beneficencia, docencia e investigación. En el área de la enseñanza, aunque los aportes empresariales y gubernamentales han mermado significativamente, se han realizado un total de 70 cursos teórico-prácticos para la cirugía de oído y la formación de sub especialistas. Información adicional: 0412-384.95.30 o 0414-272.71.39.

 

 

GLAUCOMA

 

Cuando la presión intraocular aumenta, puede dañar el nervio óptico. Esta condición es el glaucoma. En el glaucoma de ángulo cerrado hay aumento brusco de la presión intraocular, disminución del ángulo iridocorneal y de la agudeza visual, enrojecimiento, dilatación de la pupila y náuseas. “El glaucoma de ángulo abierto se caracteriza por una evolución más lenta y sin síntomas aparentes, con cambios sutiles en la visión, de manera que la persona se da cuenta que está ciega cuando, irremediablemente, es muy tarde”, advirtió el oftalmólogo Tomás González.

 

 

CONSTRICCIÓN PERICÁRDICA

 

La constricción pericárdica es una afección con varias causas posibles como algunas enfermedades subyacentes. Puede ser resultado de ciertos tratamientos médicos. “La hinchazón o edema es uno de los síntomas más comunes de la constricción pericárdica y se debe a que la afección interfiere con la capacidad de los riñones de funcionar adecuadamente”, explicó Peter Pollak, especialista en enfermedades cardiovasculares de Clínica Mayo. Los medicamentos generalmente logran reducir bien la hinchazón. Rara vez y en casos graves, la constricción pericárdica puede requerir un tratamiento quirúrgico.