Quinto Día Online
23 de Enero del 2017

a su salud

A SU SALUD

A SU SALUD

Yolanda Ramón V.

asusalud1999@gmail.com

 

 

SUEÑO SALUDABLE

 

Los adolescentes necesitan dormir unas nueve horas cada noche para mantenerse sanos. El sueño saludable ayuda a combatir el estrés, mejorar el ánimo y el carácter, además de aportar energía. “Cuando los adolescentes descansan, son capaces de concentrarse, aprender, escuchar y pensar mejor”, explicó Suresh Kotagal del Centro para Medicina del Sueño de Clínica Mayo. En los años previos a la adolescencia, cuando anochece, el cuerpo libera en el torrente sanguíneo la hormona melatonina. Esta indica que es hora de dormir. En los adolescentes, los niveles de melatonina aumentan después de las 10 de la noche. Acostarse a esa hora significa que lo ideal sería dormir hasta las 7:30 u 8:00 de la mañana. Sin embargo, esa no es una opción viable porque muchos colegios empiezan más temprano.

 

 

EJERCICIO

 

“Hacer ejercicios con la pareja puede ser una de las mejores maneras para promover el bienestar físico y psicológico de ambos y nutrir sanamente la relación sentimental”, afirmó la psicóloga María Elena Garassini. Es importante que las actividades físicas en conjunto sean en consenso para ser verdaderamente satisfactorias para ambos. Desde el punto de vista físico, hacer ejercicio produce endorfinas, y desde el punto de vista emocional, oxitocina. Esto ayuda al sistema inmunológico.

 

 

OBESIDAD

 

La obesidad es una enfermedad crónica. “El exceso de grasa corporal es una combinación de factores genéticos, ambientales y conductuales, que condiciona a una mayor aparición de complicaciones y mortalidad. Sin embargo, no todos los obesos están condenados a presentar problemas de salud. De hecho, hay algunos que se pueden denominar metabólicamente sanos”; diferenció la endocrinóloga Imperia Brajkovich. Se considera metabólicamente sanas a las personas con un peso entre 15 y 20 kilos superior a la medida que se considera ideal para su estatura, que presente valores normales al practicarse exámenes de laboratorio y no tenga complicaciones asociadas. Es recomendable evitar que la masa corporal siga en aumento mediante un estilo de vida que conduzca a un peso saludable para prevenir alteraciones de: glucemia, colesterol y triglicéridos, así como de trastornos metabólicos, como la diabetes tipo II.