Ultrasecretos

Arreaza contra Pompeo

8 junio, 2018 | 12:00 am

Arreaza contra Pompeo
Para el estadounidense, Arreaza la puso en grande, pero para el venezolano, Pompeo fue el autor

Maduro no quiere a la OEA y Almagro dice que lo que es igual no es trampa

El Frente Amplio convoca a la marcha porque quiere más democracia

Ernesto Ruiz
Esta semana el pleito fue entre Arreaza y Pompeo, y para el gringo quien la puso fue el venezolano.

El Frente Amplio marchará por lo estrecho de la democracia.

Para Maduro la OEA es un trago “Almagro” y para Almagro, Maduro se las verá verde fuera de la OEA.

En Washington los gringos no acaban de calarse a Maduro y después del discurso de Arreaza tampoco se calan al canciller.

Los otros cancilleres gritaron al venezolano: Viva la diplomacia.

Maduro ordenó la libertad de 38 presos políticos
Esta semana Maduro ordenó la libertad de más de treinta presos políticos, que para muchos nunca han debido ir a la cárcel.

Y lo demuestra el hecho de la misma libertad que hace tiempo reclamaban dentro y fuera del país.

En una democracia o en las democracias verdaderas, su ideología es la libertad. Es la libertad de expresión y pensamiento, como lo manda la misma Constitución venezolana.

Nadie se explica cómo tanto tiempo debieron esperar los presos y sus familiares, para restablecer un derecho como venezolanos que creen en un régimen de libertad.

Hasta donde yo sé, las manifestaciones son parte de esa libre expresión democrática.

En otros países, incluidos Estados Unidos, las protestas llegan hasta la propia casa del gobierno y al Presidente jamás se le ocurriría echarle gases o disparos, a no ser que generen violencia.

La policía de esos países o sus fuerzas militares, jamás actuarían como barrera que impidan aquellas manifestaciones. Si eso ocurriera los presos serían los promotores del abuso de autoridad.

Una frase de un estadista del siglo pasado. Lo grave no es que el pueblo se burle del gobierno. Lo grave es que el gobierno se burle del pueblo.

La OEA y Venezuela
Esta semana los cancilleres de Estados Unidos y Venezuela chocaron en la OEA, que para Venezuela ya es un escenario hostil.

Arreaza arremetió contra los cancilleres que tampoco lo querían allá y hasta lo enfrentaron a rechazar lo que consideraron un discurso no apto para la diplomacia tradicional.

Lo extraño es el porqué de la sorpresa de los delegados de otros países, por los términos utilizados por el representante venezolano.
Venezuela, o dicho de otra manera, su gobierno de los últimos años, hace tiempo que dejó de creer en ese foro interamericano, sencillamente porque la fuente de la expresión no asimila como también lo hizo Cuba en su momento la raíz las doctrinas que han acusado propias de imperios feudales.

Lejos están de entender que la OEA es para debatir ideas o problemas de los países de América Latina junto a Estados Unidos.
Para Arreaza y el gobierno de Venezuela, en ese foro no hay espacio para los grandes países que señalan como los dueños de garrote imperial.

Un embajador preguntaba después del polémico discurso. ¿Es que acaso debemos recibir órdenes de los Castro?
El conflicto seguirá al ritmo que imponga la “revolución”.
Pero cuál será el precio de este aislacionismo.

Guerrilleros en Venezuela
La noticia llega de Colombia a las páginas del Nuevo Herald de Miami.

Es la denuncia de cómo operan guerrilleros de Colombia en Venezuela o muy cerca de este país.

La revelación es de una joven delgada y de cabello oscuro y rizado. Trabajaba en la minería y declaró huir de los violentos y la anarquía en la región, al suroeste del territorio venezolano.

Durante años el terreno que trabajaba con su familia fue escenario de violencia entre pandillas con muchos muertos.

Ya hace un año la presencia de guerrilleros del ELN de Colombia agravó la crisis.

La joven dijo esto al Herald.

“La joven minera dijo que más de 100 guerrilleros bien armados del ELN —que llegaron en camiones y en uniformes militares sin identificación— descendieron sobre su aislado poblado minero junto a la frontera con Guyana y casi a 500 millas de distancia de la frontera con Colombia.

“La gente decía ‘los guerrilleros vienen, los guerrilleros vienen de Colombia’, recordó la mujer, quien pidió no ser identificada por temor a que su familia sufra represalias. “Y llegaron de un día para otro”.

El grupo guerrillero tuvo durante decenios presencia en la frontera entre Venezuela y Colombia, pero hay señales de que estos rebeldes marxistas han ganado en fuerza y audacia en momentos que aprovechan el caos generalizado y la falta de seguridad en Venezuela.

El jueves, Javier Tarazona, del grupo venezolano de derechos humanos Redes, pidió al fiscal general de Venezuela que investigue una ola de homicidios y secuestros a lo largo de la frontera que él atribuye al ELN y otras pandillas colombianas.

Las guerrillas “avanzan desvergonzadamente en territorio venezolano para controlar completamente todos los cruces fronterizos y todas las áreas a lo largo de la frontera”, dijo Tarazona. “Y lo que nos sorprende es la actitud complaciente de las autoridades venezolanas, que nadie está tratando de detener estas acciones”.

El debate en la OEA
Un comentario del embajador de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo, enfureció al canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, quien intentó interrumpir el orden de la sesión para defender la reputación del régimen de Nicolás Maduro, exigiendo al presidente de la Asamblea, el canciller de Paraguay, Eladio Loizaga, que lo dejara hablar.

“Un momento señor canciller, un momento señor canciller, el señor Trujillo aquí acusó de narco-estado a mi país. Aquí el señor el señor Trujillo acusa de crímenes de lesa humanidad a los funcionarios de mi gobierno. Eso es una falta de respeto y yo no tengo por qué aceptarlo”, manifestó encrespado Arreaza.

“Ustedes [en Estados Unidos] no tienen ni la más remota idea [del impacto de] esas sanciones”, dijo el representante diplomático de Maduro. “Es cruel, eso es un crimen. Ustedes están ejerciendo un bloqueo contra Venezuela”. (Versión Nuevo Herald)