Salud

9 febrero, 2018 | 12:00 am

Yolanda Ramón V.

asusalud1999@gmail.com

@hiloterapia

 

 

NUTRICIÓN

“Las frituras, aceites y almidones, solos  o cuando se combinan, producen gran cantidad de radicales libres y otros tipos de elementos. Por ello, deben ser eliminadas de la dieta las grasas trans y procurar el consumo de grasas poliinsaturadas”, indicó Gertrudis Adrianza de Baptista, profesora titular de la Facultad de Medicina de la UCV. Evitar las carnes y pescados a la brasa o a la parrilla, fritos o asados, reduce el riesgo de cáncer de colon, recto, mama, próstata, riñón y páncreas. “Las carnes rojas, de ave o pescado, cocinados a altas temperaturas; forman sustancias químicas que pueden causar daños al material genético; y también sustancias capaces de alterar las estructuras del ADN de forma brusca”. Los productos nitrogenados (nitratos y nitritos) en el agua potable y verduras, además de su transformación por enzimas de la saliva en nitrosamidas y nitrosaminas, se han clasificado como sustancias con alto poder de desarrollar cáncer. El consumo de alcohol es otro elemento a considerar en algunos tipos de cáncer, como el de mama.

 

PISO PÉLVICO

“Un piso pélvico fortalecido permite orgasmos más intensos, así como contraer efectivamente al pujar, toser o estornudar y evitar que la orina se escape”, señaló Silvia Piñango, especialista en piso pélvico. Son convenientes los ejercicios de reentrenamiento de la musculatura pelviperineal y la incorporación de cambios en la dinámica diaria como: control del peso y del estreñimiento, cese del tabaquismo, técnicas de relajación, uso de conos vaginales, biofeedback y electroestimulación, dependiendo de las características propias de cada quien. Los conos vaginales son pequeños dispositivos intravaginales para localizar y fortalecer los músculos pélvicos. Se trata de una serie de ejercicios con la colocación y retención de los conos, y aumento progresivo del peso y la disminución del diámetro del mismo. El soporte que otorgan los pesarios recoloca y fija en su sitio los órganos que han descendido, liberando de presión y facilitando la irrigación sanguínea y la oxigenación de los tejidos. Se trata de unos dispositivos que son colocados fácilmente por la paciente, y que sirven para elevar, dar soporte y recolocar los órganos (útero, vagina, vejiga o recto), cuando hayan descendido de su lugar habitual.

 

MALFORMACIONES VASCULARES

Las malformaciones vasculares son anomalías que ocurren en el desarrollo embriológico de los vasos sanguíneos. Están presentes desde el nacimiento y tienen un crecimiento gradual; es decir, si el paciente crece, ellas también. Sin embargo, puede acelerarse por traumatismos, cambios en la presión sanguínea, procesos infecciosos y desequilibrios hormonales, entre otros. “La presentación clínica es sumamente variable y va desde manchas asintomáticas, con repercusión meramente estética, hasta lesiones que podrían afectar la salud de la persona que las padece”, señaló la dermatóloga Ingrid Rivera. Se clasifican de acuerdo al vaso de origen en capilar, venoso, arterial, linfático o combinado. Son manchas cuyo color puede variar del rojo intenso a rosado.

 

 

 

 

  Anterior