Salud

A SU SALUD

2 febrero, 2018 | 12:00 am

Yolanda Ramón V.

asusalud1999@gmail.com

@hiloterapia

 

ARTÍCULO 83

 

La Organización Nacional de Trasplante de Venezuela alerta sobre la muy grave situación que vive la totalidad del sistema de donación y trasplante. Algunos de los aspectos que más preocupan son: el incremento del número de personas en lista de espera para trasplante, debido a la paralización de la actividad del trasplante de órganos con donante fallecido; la drástica disminución de los trasplantes con donante vivo por no disponer de tratamiento inmunosupresor de inducción; las condiciones de extrema precariedad, escasez, desabastecimiento, paralización de equipos y continuas fallas de electricidad y de agua en los centros de salud públicos, sede de centros de trasplante. Estas condiciones no se ajustan al artículo 83 de la Constitución: “La salud es un derecho social fundamental, obligación del Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida”. Información adicional: 0212-740.34.01 o 324.82.15.

 

COAGULACIÓN

 

Los trastornos de coagulación son un grupo heterogéneo de enfermedades que cursan con una predisposición a tener hemorragias y son producidas por alteraciones de las proteínas plasmáticas, o la deficiencia de factores que controlan el sangrado. Por tratarse de enfermedades de tipo genético (defecto de cromosomas) no tienen cura, pero sí tratamiento. Este consiste en terapias de reemplazo del factor en déficit. En Venezuela los medicamentos para este tipo de patologías están escasos y desaparecidos. “Los riesgos son los sangrados y, de acuerdo con el sitio donde se presenten, complicaciones como: artropatías (lesiones en las articulaciones) y hermatrosis (acumulación de sangre en la cavidad articular, que causa inflamación y dolor)”, alertó Marianela Lara, médico hematólogo del hospital general Dr. Pastor Oropeza Riera, en Barquisimeto.

 

PROLAPSO

 

El prolapso de órganos pélvicos se debe al debilitamiento de los músculos y ligamentos que los soportan. “Ello ocasiona el descenso de uno o más órganos, como consecuencia de una alteración del funcionamiento de este mecanismo de suspensión y viene acompañado de síntomas como: pérdida de orina con la tos y el esfuerzo, imposibilidad para detener las ganas de orinar, vaciamiento inadecuado de la vejiga al orinar, dificultad para evacuar o pérdida ocasional de heces, sensación de un bulto a través de la vagina y dolor pélvico”, explicó Silvia Piñango, especialista en piso pélvico. Pacientes con pequeños descensos de los órganos pélvicos pueden tener síntomas que alteran su vida cotidiana. En los casos severos se puede ver y tocar una masa que sobresale por la vagina. En la cirugía de reconstrucción de la posición normal de los órganos se emplea los tejidos de la paciente o materiales protésicos (mallas). En la cirugía de obliteración se estrecha la vagina para ofrecer sostén a los órganos pélvicos. Esta última opción deriva en imposibilidad de tener relaciones sexuales. Una opción de tratamiento alternativo es la teoría integral: operación por vía vaginal, con técnicas mínimamente invasivas, que reparan los ligamentos dañados.

 

 

 

 

Siguiente